Durante un taller de coaching que estaba dando se me venían a la mente ejemplos de mi vida personal donde NO estaba honrando lo suficiente eso que enseñaba o que podía hacerlo mejor para lograr mejores resultados. El taller era sobre cómo hacer COMPROMISOS IMPECABLES, cómo pedir, cómo honrar los compromisos, y cómo saber pedir disculpas y hacer reclamos efectivos. La teoría la tengo muy clara y la aplico muchísimo… excepto cuando no la aplico, y de ahí este post.

 

Me di cuenta que en las relaciones más cercanas y las de mayor frecuencia muchas veces “paso por alto” pasos que son claves. Los pasos que justamente construyen a la relación, los de establecer un contexto colaborativo, o los de plantearme mi intención antes de interactuar con esa persona.

EJEMPLO: ¿por qué le mando mensajes urgentes a mi esposo del tipo “déjame por favor algo de cash en casa que no tengo para la compra hoy”. Usé el por favor, pero no chequeé antes como lo impactaría ese pedido urgente a él, no le di contexto, y encima teníamos un acuerdo , previo, que haríamos las cuentas de manera mensual para no andar con el correr-corre del día a día. Lo que es peor: ¡yo podía perfectamente tomarme 15 min para ir a un cajero y sacar yo misma el dinero del banco! Osea, el colmo de la comodidad para mí y de la falta de respeto de todos los acuerdos y de la empatía con él…

Me sentí culpable, y esa culpa yo sé que es muy buena porque me hace ver que no estoy honrando lo que me importa: mis valores. Así que me dispuse a practicar. Me comprometí conmigo a dejar de hacer esos pedidos “urgentes” o con tono “desesperado”. También a pensar antes de pedir al otro, chequear si yo estuviera en su lugar si el pedido suma o resta.

 

Hoy justamente hablábamos con los participantes del taller: cuántas veces decimos que sí sin querer decir que sí, o no pedimos con claridad y nos enojamos cuando no recibimos lo que queremos, y cuanto dejamos de lado lo más importante que hay detrás de los compromisos y que está en juego: la confianza y conexión con la otra persona.

 

Si yo sabía la teoría, ¿por qué no la estaba aplicando en ciertos casos?

 

Porque así somos los seres humanos: necesitamos tomar consciencia y recordarnos practicar lo que queremos para honrar lo que valoramos.

Practicar significa hacer una y otra vez lo que creemos que nos servirá para lograr nuestros objetivos.

 

Si nos equivocamos volver a intentarlo hasta que nos salga como queremos la mayoría de las veces. Recordemos que nuestro cerebro es plástico y cuanto más reforcemos un camino neuronal más estará disponible para nosotros cuando queramos.

 

La práctica hace al maestro, y aun siendo maestro, el maestro debe practicar para seguir evolucionando y aprendiendo. Cada aprendizaje será un poco distinto del anterior, aumentará la complejidad y el nivel de detalle y nos abrirá más puertas para expresarnos a través de nuestros valores.

 

Te pregunto a tí: ¿hay algo en lo que crees que sabés mucho o sos bueno, y no estás usando para las cosas que te importan: objetivos personales, relaciones cercanas, sueños o deseos?

Photo by Ryan Ruggins in Unsplash

Si es así, proponte practicar y aprende cómo puedes ir mejorando tu habilidad así como el impacto positivo que eso tiene en tu vida.

 

Seamos los maestros de la práctica de la CONCIENCIA para hacer florecer nuestras vidas y a todos en ella.

 

Con amor y gratitud,

 

Denise Dziwak

 

 

 

 

 

 

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora, acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a CONECTARSE consigo mismos y TRANSFORMARSE para FLORECER en sus vidas: felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de la empresa consciente, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Para pedirle ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com.

Perfil de Denise Dziwak en  LINKED IN

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario