Don Miguel Ruiz escribe, y re-interpreta, en su libro de “La voz del conocimiento” que desde el mito de Adán y Eva los humanos nos comimos el fruto del conocimiento creyendo que era tal, pero en verdad nos comimos “la mentira” de la serpiente y a partir de allí escuchamos mentiras dentro nuestro.

Yo creo que les damos autoridad a las mentiras y dejamos que construyan historias sobre nuestra vida de tal forma que muchas veces nos “oprimen” y mantienen esclavos a conceptos totalmente deformados respecto de la realidad.

Todos nosotros tenemos algo llamado “intuición” o lo que es lo mismo decir: la capacidad de saber, sentir, escuchar internamente lo que nos hace bien. Lamentablemente, y como dice Don Miguel Ruiz, creemos mentiras que nos impiden dar lugar a esa voz de la intuición, esa voz del bienestar (a partir de ahora la llamaré la Voz con mayúscula), y caemos cautivos de mentiras que nos quitan poder en nuestras vidas. Hablo del poder como la posibilidad de crear, de ser, de expandir aquello que vinimos a manifestar.

Hace tiempo que vengo escuchando la voz de la mentira, desde que nací como todos los seres humanos, y ya llegó un momento en mi vida que por más que sienta mucha compasión por esa voz, he decidido dejarla fuera de las decisiones importantes. Esto fue una idea que tomé de mi maestra de yoga que un día dijo algo tan sencillo como “dejemos afuera de esta sala a la parte nuestra que exige, que pide lo que no somos, que nos empuja hacia lo que no nos hace bien, simplemente por una hora dejémosla afuera”. Yo estaba en no sé que postura y me puse a llorar, de tal forma, tan liberadora que sentí que se me volvió el aire, la luz, el sonido y todo se hizo más intenso y a la vez más liviano. Seguí en movimiento y a partir de allí comencé a usar esa visualización para dejar fuera de mi vida a la voz de la mentira. Por supuesto que entiendo que es parte de mí y que de apoco la iré integrando y transformando, pero de ninguna manera voy a dejar que “opere, accione, tome decisiones” sobre lo que soy, sobre lo que puedo o no puedo, o lo que hago o no hago. Esa voz, tiene mi amor pero no el poder de decidir por mí. Puede intentar torturarme con más mentiras. Y acá está el tip más importante: esa voz de la mentira SIEMPRE opera desde el MIEDO. Así es como manipula y adquiere poder sobre nosotros. Y este miedo no es un miedo operativo, orgánico que nos protege de un peligro real, sino que nos alienta a protegernos de supuestos “fantasmas o dragones” que no existen.

Los invito a preguntarse lo que me pregunto a diario: ¿A quién o qué estoy dándole poder hoy? Y si es a alguna mentira, pues, decidan si quieren darle lugar. Yo tiendo a investigar cuál es la mentira y cómo me manipula porque eso dice mucho de mi construcción psíquica y me permita traer la Verdad que la “desarma”. Pero cómo dijo mi maestra de yoga, la dejo fuera de la sala, fuera de mis decisiones y de ninguna manera voy a permitirle “operar” porque como diría mi abuelo es un “mono con revolver” y lo más probable es que alguien (yo seguramente y tal vez algún otro que quiero) salga lastimado.

La vida es un camino de crecimiento y aprendizaje para volver a vivir como en el “paraíso”, lo cual requiere identificar la mentira y traer la verdad a través de la Voz de la intuición, la voz del amor.

Honro nuestros caminos, los honro a ustedes y a mí por el coraje de caminar con consciencia cada paso. Ésta, la de caminar consciente, es la decisión más elevada que pudimos tomar. ¡Vamos por más! “Más” poder para crear más amor y unidad.

 

Con amor y gratitud,
Denise Dziwak

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Catherina

    Gracias por compartirlo Denise. Leerlo ha sido una brisa de calma y entendimiento en un lunes agitado, en el que a la voz de la mentira se le subió un poco el volumen 🙂 pero con conciencia y paciencia le voy dando paso a la Voz 🙂

    Responder
    • Denise Dziwak

      Que bueno Cathy, tu me inspiraste con una herramienta muy poderosa a traves de la practicas de Yoga y esto fue simplemente reflejar el efecto que tuvo en mi. Re-circulamos sabiduria que esta claro nos viene del amor de la UNION con el espiritu. Honro tu ser! Sigue dando lo que das, lo que sos, es mucho, mas que suficiente y tiene un impacto mas alla de lo que puedes ver, escuchar o sentir. Amiga no subestime medir el efecto multiplicador y positivo de tu enseñanza…
      Abrazo
      Denise

      Responder
  2. Marcela

    Gracias. Dennn… estoy llena de mentiras nanipuladoras en mi..
    Dias difíciles. ..
    trataré de dejarlas afuera. Bs tqm.

    Responder
    • Denise Dziwak

      Hola Marce, me imagino no es facil. pero que pasa si…»dias dificiles» tambien es una historia que te contas de una forma determinada…que tal si lo que estas viviendo es la clave para tu desarrollo espiritual, que si lo acpetas y abrazas sabiendote sostenida por Dios te permitira acceder a esa gran misericordia divina…me viene la pascua, la crucificcion y como seria que Jesus lo vivio…al final solto y dejo que ya no sea su voluntad humana y eso cambio la historia de TODOS 🙂 te quiero fuerzaaaa

      Responder

Deja tu comentario