Desde que llegué a Perú, vengo aprendiendo muchas cosas nuevas e interesantes, desde nuevos sabores que me transmiten el amor por la Tierra y todo lo que nos da; nuevas formas de estar y ser en el mundo desde las que aprendo una manera más calmada y aceptante de la realidad; y hasta nuevas maneras de sanar, como la acupuntura para niños.

Hace años que creo y he experimentado los beneficios de la acupuntura en mí, sobretodo para dolores y contracturas. Con mi referente en Buenos Aires, del Dr. Ling, nos entendemos más allá de las palabras, ya que él no habla casi nada de español y yo no hablo casi nada de chino, así con un «duele, no duele, aquí si, aquí no» y señalar en un croquis del cuerpo humano basta. Además utilizo como terapeuta el Touch for Health, kinesiología aplicada que integra la enseñanza de la medicina china y acupuntura para equilibrar el cuerpo y en consecuencia, sanarlo.

Todo muy bien hasta que un pediatra en Perú, quien escuchó sobre mis intereses, me invitó a que probara con una médica pediatra que se dedicaba a la acupuntura infantil: Esther Martinez en su práctica QiPoint. Esta mujer tan sabia y amorosa con sus agujitas del grosor de un pelo ha hecho ya milagros en mis hijos, ¡y en mí!

Empecé con algo muy común: molestias en la boca por la erupción de los dientes de mi bebé de 8 meses quien hacía 3 noches que casi no dormía más que aupa, lo cual estaba a punto de hacer colapsar por completo la paz y armonía familiar. Una sesión, 3 agujitas mientras mi bebé jugaba y ni las sentía más que le dejo otras tipo “sticker” en los costados de la boca y…. Listo, no más llanto, durmió perfecto ya no le molestaba, comía y hasta se le fueron los mocos, que parecían derivar del mismo proceso. ¿Una sesión solamente? ¿Sería un milagro? ¿Magia?

Por si acaso había sido “suerte”, en lo cual por supuesto no creo, ya que nada es casual según yo y todo esta perfectamente sincronizado con la naturaleza divina de la creación, fui nuevamente ante la “tos” y molestias que ya el baño de vapor no lograba sanar. Otra vez igual: una sesión y 24hs más tarde, ¡chau tos! Después de eso más que convencida, llevé a mi hija mayor que se quejaba de falta de aire y suspiraba cada tanto, a veces con queja de que no podía respirar. Noté que la cosa era ligado a ciertas emociones porque pasaba justo cuando ella estaba con un tema que le preocupaba o generaba ansiedad. Se lo dije a Esther, quien coincidió que esos suspiros eran puramente emocionales y no había nada físico que indicara otra cosa. Una sesión, chau suspiros, mi hija feliz. Ya aquí me dije: yo también quiero esa “magia”. No tenía nada grave pero si me molestaba muchísimo la picazón de ojos desde que llegué a vivir a Peru hace 9 meses. Había comenzado a tomar homeopatía y había mejorado un poco, al menos no era terrible y molesto, pero aún estaba ahí la picazón. Parecerá repetitivo pero fui con Esther, una sesión, salí de ahí sin picazón y hace 3 semanas que no me pican los ojos! Sin gotitas ni antihistamínicos ni nada! Y la última, mis hijos, los 3 caen con un virus gastrointestinal con vómitos y fiebre (en ese orden). Como era fin de semana, no tenía a Esther disponible y al más chico le hacemos Touch for Health con mi esposo y mejora, tardó un día y medio. Al mejorar caen las otras dos, sobretodo la mayor con muchísima fiebre el domingo por la noche. El lunes la llevo con Esther, tuve que entrarla cargada (¡18kg y casi 7 años!) quejándose de los dolores de cuerpo, el ardor de ojos y molestias generales por la fiebre. Hace su sesión, sale caminando y llegando a casa me dice como si nada y sonriendo: “que hay para comer mami?”. Yo me sorprendí: “esa era la misma nena que no podía ni caminar o abrir los ojos al entrar al consultorio de Esther?” .

Por eso hoy lo comparto con TODO EL MUNDO: ACUPUNTURA para niños (y adultos claro), sin medicamentos, ni guardias, ni esperas, ni miedos, ni amenazas, sólo escucha amorosa, sabiduría y agujitas… ¿¡que más pedir!? La magia existe y se llama en Perú QiPoint de la mano de Esther Martinez, medica pediatra acupunturista.

¿Por qué no usé el Touch for Health con mis hijos directamente, si deriva de la misma teoría?

Lo usé, cuando pude. El tema es que son mis hijos y yo no soy su médica. Muchas veces necesito alguien que haga de “surrogate” para poder testearlos porque son chiquitos y no tengo con quien o no encuentro la forma o el tiempo…o simplemente porque mi relación es de mama-hijo y punto.

También el touch for health cuando la situación es aguda o intensa hay que hacerla seguido, por ejemplo con meridianos como el de hígado podrían equilibrarse cada 2hs para poder mantenerlo equilibrado y en otros al menos una vez al día. En cambio las agujitas, y sobretodo las stickers quedan pegadas y actuando todo el tiempo.

Además Esther tiene un conocimiento no sólo de acupuntura sino de medicina en general y pediatría en particular con lo cual sabe mirar al niño de formas que me dan seguridad y descarta mis temores del tipo “¿tendrá mocos en los pulmones? ¿Y si los tiene no pasa nada si los dejamos ahí hasta que actúe la acupuntura sin nada más que eso y baños de vapor?”

La pregunta del millón: ¿Duele?

Me encanta esta pregunta porque es bien occidental, las mamás nos preocupamos por si una aguja del grosor de un pelo puede doler o molestar pero no miramos el efecto en el hígado, riñón o intestinos, por tomar ibuprofeno, antibióticos, corticoides y otros medicamentos alopáticos porque “no se ve ni se siente”, al menos no en el corto plazo.

2015-09-21 14.46.07La respuesta es NO DUELE, en forma general, aunque si hay niños o puntos más sensibles donde se puede llegar a sentir una pequeñísima molestia. Tan pequeña que un chico no tiende a sacarse la aguja luego de puesta y eso ya es más que claro lo que demuestra.

¿Cómo se las pone a los niños? ¿ Los amarra o sujeta? ¿Cómo hace?

Esto me hace reir y admiro a Esther, porque tiene tanta práctica que el niño puede estar jugando, corriendo, bailando, y se las pone, sin que ni siquiera se dé cuenta. A mi hija de 3 años que tenía un miedo por lo desconocido se las puso sin que se dé cuenta mientras charlábamos de otros temas. Es un ratito, las saca y listo. La postura es “no molestarlo de más”, así que la acupuntura acompaña lo que el niño esté dispuesto a ofrecer como posibilidad de contacto.

 

Si quieren conocer más del tema le sugiero la página de QiPoint y también que busquen en sus ciudades quién podría ofrecerles esto. Hay una salvedad: ojo, porque hay al menos dos paradigmas en la acupuntura y uno de ellos es el que dice que la aguja debe doler y otro que no. Yo probé ambos, y si puede no doler y ser efectivo, ¿para qué usaría el otro método? Pregunten por supuesto sobre la “mirada” del médico sobre este tema.

 

Los dejo con un abrazo y una invitación a que prueben nuevas formas de sanar que sean más armoniosas con nuestros procesos internos. Efectivas y respetuosas de nuestro organismo.

Con amor y gratitud,
Denise

 

Denise Dziwak, trabaja como Life & Spiritual coach, utilizando las herramientas del coaching, la meditación y el touch for health para lograr una mayor conexión interior (inner bonding). Pueden ver su pérfil y pedir una sesión con ella en AQUÍ.

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. katia

    Hola, mi hija se enferma constantemente de gripe, tos y al toque se llena de flema no padsa ni un día y ya tiene bronquios, ahora esta cin inhalador(sabutamol) y unas pastillas por mas de 10 dias y me han dado 14 días más, una enfermedad asi tambien la puefe ver la acupuntura?

    Responder
    • Denise Dziwak

      Hola Katia, gracias por compartir. Primero déjame aclarar que no tengo la formación medica ni conoZco a tu hija como para decirte que hacer pero si puedo hablarte desde mi experiencia, estudio y como terapeuta de Touch for Health. El cuerpo enferma porque se produce algún desequilibrio energético que seguramente tiene su componente mental-emocional. Una forma de sanarlo es restaurar el equilibrio energético para que luego cada órgano pueda recuperar su equilibrio y sanar. Eso es lo que hace la acupuntura por ejemplo. No quiere decir que tal vez requiera algún medicamento hasta tanto el cuerpo ya haya dañado lo suficiente para mantenerse sano. Por otro lado el concepto de la medicina china es mantener sano (prevención) mas que sanar a diferencia de la cultura occidental de curar algo no sano.
      En mi experiencia si fuciono y si te atrajo te diría que pruebes no pierdes nada ! Porque además no tiene efectos secundarios nocivos como si tienen ciertos médicamentos de uso común. Eres madre y tienes la intuición que te guía en lo que es mejor. Consulta a Esther Martinez que es medica acupunturista y pediatra para más detalles de tu caso y escucha lo que te dice tu intuición de madre que todo lo sabe 🙂
      Finalizó con este tema: idealmente sanamos cuando hacemos consciente aquello que nos enferma a nivel mental/emocional pero para llegar a eso muchas veces necesitamos estar bien físicamente así que atender el físico es clave.
      Te dejo con un abrazo.
      Denise

      Responder
  2. Diana

    Quisiera saber si funciona con niños q no hablan …es decir un niño de tres años q.solo dice casi dos palabras y eso cuando quiere

    Responder
    • Denise Dziwak

      Hola Diana, gracias por contactarnos. Para poder ayudarte mejor nos vendria bien saber si tu entendimos tu consulta, es: si la acupuntura puede ayudar a facilitar el proceso de aprendizaje de habla de tu hijo? o si puede ayudarlo a sanar un resfrio (u otra enfermedad) aunque aun sea pequeño y no hable?
      Si tu pregunta es sobre el proceso de aprendizaje, puede ser que te ayude como complemento a alguna terapia de aprendizaje ya que lo ayuda equilibrando los meridianos de energia del cuerpo, y por ende su mundo emocional, mental y fisico. Y si tu pregunta es si sirve aun en niños muy pequeños, que no hablan aun, claro que si, en mi caso a mi hijo lo llevaba de bebe y era super util, desde ayudarlo a sanar de un resfrio o tos hasta sacarle el dolor por la erupcion de dientes.
      Si tu pregunta es por el proceso de aprendizaje te recomendamos consultes a un profesional como psicologo o psicopedagogo.

      Con cariño,
      Denise

      Responder

Deja tu comentario