En una de mis primeras sesiones de terapia, hace años, mi psicóloga me preguntó cual creía yo que era el principal antídoto contra el miedo. “El valor” le contesté yo, dudando, porque sabía que no podía ser tan fácil la cosa… “No, me respondió ella. El valor está demasiado lejos, muy inalcanzable para alguien con miedo. Demasiado abstracto. Yo propongo que el antídoto infalible para el miedo es la curiosidad”. Y me dio como ejemplo el niño que vence su miedo a ponerse de pie, a caerse, para dar sus primeros pasos por curiosidad, para agarrar algo por ejemplo. Enseguida recordé muchos miedos que había vencido yo misma en mi vida por curiosidad: todas aquellas primeras veces: el primer día de clases, la amiga nueva, la cita a ciegas, el primer trabajo… Hay que decir que yo soy bastante miedosa, así que muchas veces tuve que enfrentar temores grandes y pequeños, y la curiosidad siempre pudo más.

Por eso quizás estoy acá escribiendo hoy en este blog. Porque mi curiosidad (o mi miedo) me llevó a explorar otras formas de interpretar el mundo, de entender la realidad, de pensar temas como el alma, quien somos, el tiempo, los otros, la vocación, la muerte, para qué estamos, con quien nos encontramos, los inicios y los finales, la vida… Y así, de la mano de la curiosidad, llegué un día a la astrología. Acercándome con cautela, con muchos prejuicios, con escepticismo. Y enseguida, la astrología me cautivó. Creo que fue porque expandió de una forma tan impresionante la ventana por la que veía el mundo, que de pronto todo tomó otro sentido. Y muchos miedos se fueron, y muchas preguntas fueron encontrando respuestas…. Al mismo tiempo que surgieron nuevas. Y eso es lo mágico.

¿Qué es la astrología? ¿Para qué nos sirve hacernos una carta natal, una revolución solar?


La astrología es un lenguaje simbólico milenario
, que está allí a nuestra disposición si sabemos leerlo e interpretarlo. ”Como es arriba es abajo”, dice una de las leyes herméticas, conocida como el Principio de la Correspondencia. Todo en el microcosmos se refleja en el macrocosmos: simbólicamente, leyendo las posiciones de los planetas en el cielo, estamos leyendo nuestras propias energías.

La carta natal es un mapa astrológico, un mandala, que refleja con asombrosa exactitud quien somos, nuestras energías, nuestro potencial, nuestras luces y sombras. En mi experiencia, es una herramienta de autoconocimiento y de desarrollo personal poderosísima. Con un buen guía, el tener a disposición nuestra carta natal y las de otros, nos abre enormes posibilidades, nuevos caminos, que quizás no veíamos, o que no nos atrevíamos a explorar por algún motivo. Como todo buen mapa, nos puede indicar varios destinos posibles, así como los caminos para llegar allí. También la astrología, en su faceta mal llamada “predictiva”, puede decirnos cuál es la mejor época para iniciar tal o cuál tramo del viaje.

Pero somos nosotros mismos quienes debemos elegir nuestro destino, nuestro camino y el momento en el que ponernos en marcha, cuidar nuestro vehículo, elegir nuestros compañeros de ruta, decidir cuándo descansar y resistir la tentación (o no) de tomar otro camino en algún momento…. La astrología es como el GPS, nos orienta, ¡pero nosotros somos quienes conducimos!

Por eso, nada de esto condiciona. Al contrario, la astrología, bien empleada, amplía posibilidades.

“Conócete a ti mismo y conocerás el Universo”

Esa es la invitación de la astrología desde esta mirada.

¿Cómo empezar? Con curiosidad, haciéndote muchas preguntas y dejándote sorprender por el misterio.

Te ofrecemos sesiones individuales de COACHING ASTROLOGICO y si querés meterte a más profundidad consultá por nuestro CURSO DE ASTROLOGIA que empieza el 21 de Agosto 2014!

Desde aquí podemos orientarte. ¡Escribinos!

María Luján Brinzoni

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Yasenka Matus

    Hola me interesa muxo lo del curso. Si pudieran enviarme toda la informacion posible. Se los agradeceria mucho

    Responder

Deja tu comentario