canilla

Ayer durante mi terapia descubrí algo muy interesante e importante para mi, y si bien lo he venido haciendo durante mi vida, no había caído en cuenta de la conciencia a ponerle a lo que voy a comentar a continuación.

Tengo una vieja costumbre: volver a los lugares o con las personas para cerrar.

Puede sonar básico pero justamente me di cuenta que no lo es para mi.

Cuando ya no estoy en un lugar (y estuve durante mucho tiempo). Cuando ya no veo mas a alguien.

Yo siempre digo que necesito volver a ese lugar, y hacer mi proceso de cierre, que no es ni mas ni menos que quedarme ahí, en ese lugar, el tiempo que haga falta: 10 minutos, 5 horas. La cosa es que mi cabeza ordena pensamientos en relación a eso.

Si si, ya se, esto es básico. Ok, pero el punto es que nunca me había dado cuenta que esto me sucede cuando tuvo un final abrupto para mi, sea con ese lugar o con esa persona, o bien cuando algo no estaba bien con ese lugar o persona.

Me di cuenta que ese «cierre» que yo le digo, es el significado interno para mi de sanear la foto que tengo de ese lugar. Es sanación para mi. Y es necesario para mi, llevarlo a cabo con conciencia.

Me di cuenta también que esto viene de los no-cierres con mis viejos. Mi viejo por lo violento. Mi vieja por resultar muy difícil hablar con ella; no cree nada, y esto lleva a un enojo final. Ninguna conversación con ellos termina bien; digamos que la mayoría de las veces no.

Esto ultimo me dio noción de todo lo que en mi debe estar circulando, respecto de los no-cierres con mis viejos, principalmente con mi papá. Mas allá de enojo, me doy cuenta que lo que necesito es cerrar las cosas, hacerlo a mi manera: en silencio, solo, permaneciendo ahí con eso, y entonces todo se sana. Pero necesito hacerlo ya que si no es así, es como una canilla que quedó goteando: me drena la energía.

Aquí pongo el ejemplo de mis papás. También tengo ejemplo de lugares donde estuve, lugares donde he trabajado, situaciones que no han terminado del todo bien con personas en general. Es infinito. Lo de arriba es solo un ejemplo.

Celebro este darme cuenta, porque me da la posibilidad de 2 cosas:
1) Hacer los cierres que necesite.
2) Ponerle la conciencia de estar sanando, cuando lo haga.

A si, me olvidaba: ese sanar lo que hace de paso es cambiar la foto que me quedó de esa persona o lugar, no en lo que hay en ella, sino ¿Cómo decirlo?… sería como pasar del blanco y negro al color, de lo opaco al brillo. Todo cambia.

Alejandro Juroczko

ale juroAlejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas del Focusing, el Counseling y el Touch for Health. Para ver su perfil y pedir una sesión, hacerlo AQUÍ

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Fabiana

    Hola Ale, la verdad que lo que escribiste, es justo lo que decidí hacer en este año que comienza, con algunas personas que han estado en mi vida durante algún tiempo… y lo del lugar tiene mucho que ver, volver a un lugar que fue parte de tu historia es super importante, el lugar guarda olores, recuerdos, momentos que uno recuerda estando en el, situaciones, te transmite emociones y es el que te permite cerrar verdaderamente con aquella persona que quedo en el…. en lo personal me paso con la muerte de mi viejo; cuando el falleció yo recién daba a luz a Bau y fue un hecho tan trascendental en mi vida, que al año y medio que yo me separo me voy a la casa de mis padres y fue allí y gracias al reicki, que pude cerrar su muerte y creeme que el estar en su casa me ayudo mucho mas…. y es así el lugar guarda el como fue la relación con esa persona que hoy queremos cerrar. Me encanto tu articulo y gracias por tu aporte… Feliz año!!!!

    Responder
    • Alejandro Juroczko

      Hola Fabi, que alegría leerte. Me alegro que el artículo haya venido a acompañar esta parte de tu proceso de vida. Hay épocas en la vida que quedan atrás, aunque con necesidad presente de limpiar, de depurar. Me alegro infinitamente que estés por ese lugar. Fuertísimo abrazo para vos y feliz año tambien!!! Ale

      Responder
  2. Ivana

    Que palabras tan justas. Leyendo tu reflexión me di cuenta que me pasa exactamente lo mismo. Y no terminaba de ser consciente de la energía que pierdo con esos cierres pendientes. Buenisimo para empezar a trabajar este año. Gracias Ale!

    Responder
    • Alejandro Juroczko

      Hola Ivana, que bueno que estas «justas» palabras te lleguen en un buen momento para encararlo. Es un gran tema, tiene que estar en nuestras agendas, y revisar de vez en cuando. Buena suerte en este 2016. Abrazote. Alejandro.

      Responder
  3. Moni

    Alejandro me encanto este «darme cuenta», cuantas veces dejo derramar esa energía sin darme cuenta que también tengo la posibilidad de cerrar para sanar, Maravilloso.

    Gracias por tus mail

    Responder
    • Alejandro Juroczko

      Monica muchas gracias por tus palabras, y qué genial que te haya gustado. Esa energia al recuperarla, vuelve a nuestro sistema y lo «recarga», sino, es energía organísmica estancada. Nos seguimos leyendo. Fuerte abrazo. Alejandro

      Responder

Deja tu comentario