Hola. Hoy me reúno con Uds. para transmitirles la importancia de evitar las comparaciones con los otros, ya que a mi entender resulta contraproducente.

mejor

Empecemos por una punta.  ¿Que significa -comparar-?
Comparación (del latín comparatio) es la acción y efecto de comparar. Este verbo refiere a fijar la atención en dos o más cosas para reconocer sus diferencias y semejanzas y para descubrir sus relaciones. Comparar, por lo tanto, es cotejar. (ver fuente)

En sesiones de consulta individual, escucho a gran cantidad de personas que, como parte de sus procesos personales plantean metafóricamente “”las -carreras- que corren con objetivo de -alcanzar- a aquella otra persona que -resultan mejores- a la hora de ocuparse de un mismo tema””.

En muchos de estos casos, estas personas no se dan cuenta, inicialmente, que no se trata de una -carrera que hay que correr-, y/o que en todo caso, si de carreras a correr se tratase, serían dos -carreras- distintas  las que se estarían corriendo.

Mi punto de vista lo puedo ilustrar a través de un caso cualquiera, inventado a efectos de mirar esto que digo.

Supongamos el caso (inventado) de un grupo de personas que se reúnen para hacer una expedición de unos días a la montaña. Este grupo cuenta con hombres, mujeres y algunos niños.

Están explorando la montaña, en carpas, surcan caminos de piedra y pasto, subidas, bajadas, etc. De pronto, les ocurre un problema de esos en que hay que usar mucha inteligencia y creatividad para resolver la situación: se rompe uno de los equipos para encender fuego, pero es imprescindible que funcione, con lo cual hará falta de esas cualidades para repararlo y hacerlo funcionar.

Mas adelante en su camino, uno de los niños entra en crisis porque siente tristeza al no poder ver a su perrito (que quedó en casa), y necesita de un apoyo moral, un sostén y una contención  típica de estos casos.

Finalmente se dan cuenta de que están desorganizados como grupo, y hace falta que alguien de ellos toma -las riendas- para poder aportar orden y claridad en qué y como hacer las cosas, por donde ir, etc.

Bien, planteados los tres casos de ejemplo, podemos ver que, en términos generales, harán falta aportes de: inteligencia, razonamiento, creatividad, liderazgo, contención, equilibrio, etc.

Obviamente, esos aportes están dados por las personas que conforman el grupo, a partir de sus cualidades personales.

Mi pregunta para el lector es:
¿Cuál de esas personas será la mas importante? ¿Realmente hay una mas importante? ¿O todas ellas son importantes  a la hora de salir en ese grupo y explorar la montaña?

La misma pregunta se la hago así: Imagínese una mesa de 3 patas. ¿Cuál es la pata mas importante para evitar que la mesa caiga?

¿Lo pensó bien?…..

TODAS SON IGUAL DE IMPORTANTES, simplemente porque si falta el aporte de alguna de ellas, la mesa no se mantiene en pie.

¿Qué sucedía con el niño en crisis en manos de gente que únicamente razona y analiza?

¿Qué sucedía con el equipo de fuego entre gente únicamente emocional?

 

LA CLAVE ES LA -FUNCIÓN- QUE CUMPLIMOS

Tendemos a comparar y compararnos desde el aporte que hacemos, en función del aporte que otro hace, sin darnos cuenta de que nuestro aporte resulta tan importante como el otro.

Bomberos y policías son importantes en la ciudad. Unos y otros tienen entrenamiento y cualidades para cada una de esas funciones. Es por eso que los bomberos están para apagar los incendios, y los policías para sostener el orden. Y ninguno de ellos se compara con el otro.

Así, es que algunas personas aportan desde el razonamiento, otros desde el liderazgo, otros desde la organización y planificación, otros desde el sostén emocional, y así sucesivamente.

¿Compararse resulta a veces molesto, frustrante?

¡¡Claro que sí!!, ¿Cómo no va a resultar molesto si la comparación es totalmente irregular, hasta injusta diría?

Recuerde, No hay punto de comparación ni necesidad de comparación, cuando nos damos cuenta de que cada uno desempeña una función, SU FUNCIÓN..

La comparación solo nos puede colocar en un lugar de creer que -somos menos importantes- que aquel otro que hace -esa otra cosa que yo no hago-, aportándonos malestar, y una inquietud que no logrará llevarnos a un lugar fácil de ocupar.

Algo así como pedirle a un gato que se ponga a ladrar.

Lo mejor es: OCUPAR MI PROPIO LUGAR Y HACERLO BIEN, YA QUE EL LUGAR DEL OTRO LO OCUPA EL OTRO, Y SI NO OCUPO EL MIO, SE CORRE EL RIESGO DE QUE NO SE PRODUZCA EL APORTE QUE VINE A DAR.

La mejor comparación que puede hacerse, es COMPARARSE CON USTED MISMO y verificar cuánto se ha superado en el desempeño de alguna actividad, o en aportar sus cualidades.

Cuando se descubra comparándose, RECUERDE LA MESA y LA IMPORTANCIA DE CADA UNA DE SUS PATAS para que no se caiga.

En relación al tema de las comparaciones, próximamente lo veremos pensarlo desde una óptica de competitividad, y también desde una óptica del Ser Humano.

Alejandro Juroczko
@alejuro

 

Un tema relacionado que te puede interesar leer es EL PODER DE VALORAR Y APRECIAR

 

Alejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas del Counseling, el Focusing y el Touch for Healh. Para ver su perfil y pedir una sesion hágalo AQUI

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. rosanfunes@gmail.com

    Me encanto, contando con la discrecion de este mail, te cuento que hasta en la primaria cuesta que colaboren, porque en algunos colegios se los forma para estar en un ambiente de competitividad exagerada,

    que realmente asusta, si formaran parte de ese equipo que contas , alguien termina muerto de tristeza ,,,,

    saludos!

    Rosa

    Responder
    • Denise Dziwak

      Rosa, gracias por tu comentario. Promovemos ámbitos de igualdad, unidad y compasión donde cada uno ocupe un lugar único en servicio de sí mismo y los que lo rodean. Deseamos que esto sea una realidad en todos los ámbitos de la vida. Si muchos sostenemos esta forma de pensamiento, sucederá! A seguir creyendo y obrando desde las Verdades más profundas del Amor.
      Cariños,
      Denise

      Responder

Deja tu comentario