comprension a nuestros padres

Hubo una vez en que mis padres eran perfectos, fueron lo mas. Todo lo podían, todo lo soportaban. Todo lo sabían.
Cuando somos niños, y por cuestiones de nuestro cerebro evolutivo, corresponde con esas edades ver, registrar, a nuestros padres, como eso…. Perfectos.

Hubo una vez en que mis padres eran como enemigos. No entendían nada.
Cuando somos adolescentes, revolución hormonal, desafío de límites y autoridad, búsqueda de ídolos, asentamiento de valores. Edipos no resueltos.

No nos entendían cuando queríamos salir, cuando volvíamos mas tarde porque estabamos en ese momento tan divertido, o tan intimo, o lo que sea, y que hacia que no pudiera volver a la hora establecida. No queremos estudiar, estamos confundidos, nuestros papas nos proyectan una mezcla de experiencias propias que pretenden guiarnos, y con ellas sus propios miedos y expectativas, y por que no…sueños no realizados, esperando que los concluyamos nosotros, como si eso apagara sus propias frustraciones.

Hubo una vez en que comencé a volver a mis padres desde otro lugar.
Estamos mas o menos iguales ahora. Estamos casados, o en pareja, con o sin hijos, y parece ser que ahora estamos mas cerca de ser “pares” que de ser polos. aunque la edad nos separe siempre. Cuando estamos iguales en muchos aspectos, nos convertimos en pares, si, mas allá del estatus que nos da la vida: uno es padre/madre, el otro hijo/hija.

Si me fuera en detalle de lo que ha sido mi vida en este sentido, no me alcanzaría un libro entero para expresarlo.

Lo que quiero destacar es que, tal vez en la época en que comenzamos a ser “pares” en algunos aspectos, como por ejemplo somos padres, o somos “laburantes” (por ejemplo), y ellos también, es posible que comiencen a aflorar comparaciones, involuntarias, pero surgen, principalmente a la hora de los hijos, de educarlos, criarlos, etc.

Claro, pueden ponerse de manifiesto cosas como “faltas” que hemos padecido, formas distintas de ver la vida, maneras diferentes de transmitir a los hijos aquello que consideramos. Como si comenzaramos a darnos cuenta de esas cosas que no tuvimos, materiales o no, y aparece esa voz interna -y a veces externa también- que dice cosas como: ¿ves?, esto tendria que haber sido de este modo, o de este otro modo. Si a mi me hubieran…. Ahora voy a casa de mis viejos y parezco de otra tribu, hacen cosas que no entiendo, se dicen cosas que ya no entiendo.

¿Qué sucede?
Primeramente sucesió que cada uno formó su familia, y las cosas ahora tomaron una forma natural, para una parte: sin necesidad de seguir “mostrando modelos”, y para la otra parte “adoptando su propio modelo”

Por otro lado, simplemente somos personas diferentes y únicos. Somos la consecuencia la educacion familiar que recibimos, sumado a la experiencia propia de nuestra vida, y con ello aparecen esas “faltas” que experimentamos a modo personal, y que queremos que nuestros hijos no las tengan. Ahí surgen comparaciones, por ejemplo.

Y es aqui que muchas veces aparece: la crítica, el reclamo. ¿El enojo?

¿Qué hacer con esto?
A mi modo de ver la vida, yo diría que LA COMPRENSIÓN lo es todo.
Para algunos puede ser fácil, para otros difícil. Me preguntarán “¡¡¿y como los puedo comprender si tanto enojo me da darme cuenta de lo que hicieron, o no hicieron?!!”

Mi respuesta es que la comprensión se activa entendiéndose a uno mismo como padre/madre, dándote cuenta de todo lo que estás dando, haciendo, para que tus hijos tengan lo mejor, se sientan de lo mejor, resulten lo mejor posible. Todo ese esfuerzo que estás poniendo en esto, y que está envuelto en la mejor intención… eso… eso mismo…. hicieron tus padres con vos.

Eso es porque solo puedo comprender al otro cuando puedo sentirme en iguales condiciones, ponerme en su lugar.

Entonces, las pautas a recordar:

  • Comprender desde ponerme en el mismo lugar que el otro.
  • Evitar comparar porque somos seres únicos.
  • Reconocerles y agradecerles “lo que si”, recordando que “lo que no” es porque no pudieron.
  • Amarlos en sus limitaciones como seres humanos, además de agradecerles “lo que sí”

Considerando ademas que al hacerlo, les estaremos dando a los hijos el ejemplo y el modelo de como comprender, considerando que el dia de mañana, seremos nosotros los que necesitaremos ser comprendidos.

Alejandro Juroczko

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Cristina Rodriguez

    Gracias 🙏🏼

    Responder

Deja tu comentario