Las etiquetas dañan el potencial de aprendizaje, éxito y bienestar en nuestros hijos.

Ya muchos padres sabemos que no está bueno etiquetarlos, ni negativa ni positivamente porque los determina y comienzan a creer que tienen que SER la etiqueta para ser amados por nosotros. O, en caso que la etiqueta sea a un hermano, para diferenciarse quieren ser algo totalmente distinto, sesgando su conducta.

 

Hoy en día, hay pruebas científicas que lo demuestran y me parece importantísimo que veamos el efecto que tienen las etiquetas y qué podemos aprender de esto para mejorar la posibilidad de nuestros hijos de FLORECER en sus vidas.

Los resultados de estudios de psicología positiva realizados y recopilados por la Dr. Carol Dweck (Libro: Mindset) son abrumadores. Dentro de una clase de niños de escuela, descubrieron que:

 

  • Los niños a los que los habían apreciado por su esfuerzo fueron MÁS RESILIENTES ante el error y mejoraron mucho más de los que habían sido apreciados por su inteligencia.

 

  • También hicieron una intervención para “desarrollar la mentalidad de crecimiento” o de aprendiz (growth mindset) y los resultados fueron otra vez positivos en comparación con no hacer nada (control)

La conclusión es que SI IMPORTA lo que le decimos a nuestros niños, y que según desarrollen una mentalidad de crecimiento (de aprendiz-foco en proceso) o fija (sabelotodo-foco en resultado) podrán lograr más y será más felices.

Cuando leí sobre las características de una mentalidad u otra, pude verme muchas veces actuando desde la mentalidad fija (sabelotodo) y el efecto negativo que tuvo (y tiene aun) en mí. Cuando desde chica te dicen que sos “muy inteligente” te hace querer demostrarlo, y si alguna prueba es demasiado difícil por ahí eliges evadirla por miedo a fallar, o si te equivocas te juzgas mucho y sientes horrible. Pienso en mi hija Valentina, que desde chica todos vimos su potencial (en IQ) y muchas veces “se nos escapó decírselo” (si no éramos los padres, eran los tíos, abuelos, amigos…). Hoy aún la veo como se exige con ser las más rápida en matemáticas o la que no erra. No es únicamente mentalidad fija, porque ella hace MUCHO esfuerzo para lograrlo, si le gusta algo, practica, se enfoca y persiste hasta llegar a lograrlo. Le encanta aprender y no se acobarda ante ningún desafío. Pero no quita que ha tenidos su frustraciones  y exigencias más grandes que otros por el “peso de la etiqueta”.

 

¿Podemos dar marcha atrás lo padres que nos “equivocamos”?

 

Marcha atrás no hace falta sino cambiar de rumbo: ¡Claro que si!, de eso se trata el GROWTH MINDSET de reconocer que cada error es una oportunidad de aprender algo nuevo y cambiar lo que hacemos para lograr resultados distintos.

Y nuestros hijos no están destinados a seguir cargando etiquetas, vemos en esos colegios donde hicieron pruebas que con ciertos estímulos podemos “desarrollar la mentalidad de crecimiento”.

Nuestro cerebro (y el de nuestro hijos!) tiene la plasticidad para adaptarse y cambiar aún después de años de estar acostumbrados a un hábito. El Dr. Dan Siegel, comenta un caso de un hombre que a los 92 años logro desarrollar la empatía e inteligencia emocional que nunca había tenido (Libro: MInsight).

 

Entonces que hacemos ahora con mi esposo con nuestros hijos. Varias cosas:

1) no etiquetamos personas sino apreciamos acciones: no les decimos que “son…”, les hablamos de valorar que y como hacen lo que hacen. Por ejemplo: que acto generoso el darle a tu hermano el segundo caramelo que te dieron. Osea etiquetamos acciones no personas. Siempre y únicamente las positivas. Las negativas las trabajamos por contraste y desde la conversación: “cómo hubiera sido hacer esto diferente…?)

2) valoramos el camino, el esfuerzo, más que el resultado final. Nos interesa saber como vivió

Photo by Dawid Sobolewski on Unsplash

el proceso: “como fue el examen? Como te sentiste haciéndolo? Hubo algo interesante?” en vez de “como te fue?” o peor “que sacaste?”. JAMAS le preguntamos que sacó, porque es irrelevante. Además si a nuestro hijo o hija le interesa el resultado nos lo dirá solito, sin que preguntemos. “Mami me saque una nota x en este examen .” Hablamos de cómo se sienten con eso, que hicieron y que podrían hacer distinto la próxima, valoramos el esfuerzo de llegar hasta donde llegaron ni más ni menos.

3) les damos ejemplo con nuestros errores, reconociéndolos y enfocándonos en aprender y no en solo lograr objetivos. ¿Cómo?

  •  Nos desafiamos a hacer cosas que no nos salen bien de entrada y nos cuestan, por mi esposo con la guitarra o yo con el canto.
  • Nos exponemos a equivocarnos, reirnos, seguir aprendiendo y haciendo más intentos aunque no sean perfectos.
  • Ante un error valoramos lo positivo de eso.
  • En alguna discusión buscamos con CURIOSIDAD entender el punto de vista del otro (incluyendo nuestros hijos) en vez de querer convecer que tenemos razón (mentalidad fija / sabelotodo)

 

¿Lo hemos logrado? ¿Que nuestros hijos Florezcan, sean más felices y logren más de sus sueños?

Como NO nos importa el resultado final puedo decir que estamos en el CAMINO DE AYUDARLOS A FLORECER 🙂

 

Como digo siempre: yo NO les prometo a mis hijos AMARLOS sino APRENDER A AMARLOS porque seguramente me equivocare y cada vez podré demostrar más de mi amor, que ojalá se traduzca en sentirse amado, pero eso ya está fuera de mi control (podemos hablar de eso en otro post!)

 

Entonces favorezcamos la mentalidad de crecimiento, ayudemos a que nuestros hijos sean APRENDICES en vez de SABELOTODOS

 

¿Se suman al ESFUERZO de criar APRENDICES?

 

Si necesitan ayuda para el camino ya saben que pueden pedírmela: denise@florecerdelalma.com.

Con amor y gratitud,

 

Denise Dziwak

 

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora, acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a encontrar un camino de crecimiento en conciencia que les permita florecer en sus vidas: felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de la empresa consciente, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Para pedirle ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com.

Perfil de Denise Dziwak en  LINKED IN

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Rosanfunes@gmail.com

    Muy bueno!

    Responder

Deja tu comentario