Hay una gran diferencia entre los animales y los seres humanos…

LOS ANIMALES SIMPLEMENTE VIVEN, LOS SERES HUMANOS ESPERAN.

Mi tía espera que el clima de hoy sea cálido. El jubilado espera que le aumenten la jubilación. El profesional espera poder encontrar un buen trabajo. Y así podemos seguir enumerando todo lo que esperamos. Está como para darse cuenta que nos la pasamos esperando gran parte de nuestras vidas.

Es mi intención ponerle luz a un punto en particular: esperar que otra persona esté, sienta o haga lo que yo tengo en mente.

Pensemos por un instante…¿Cuantas posibilidades hay que suceda que el otro haga lo que yo quiero?

El tema puede ser visto desde muchos ángulos, y yo pongo el ojo justo ahí donde yo necesito que el otro haga o esté de determinado modo.

¿Se han puesto a pensar en esa frase?… vamos de nuevo… “yo necesito que el otro esté / haga determinada cosa”. Ejemplo: yo necesito que mi mamá se sienta mejor ante una situación que tiene con mi papá.

Esto que estoy nombrando no le resulta ajeno a quien lee, ¿o sí?

¿Yo necesito que mi mama se sienta bien?… ¿es eso?…. ¿o lo que yo necesito es no tener que enfrentarme con la situación de que mi mamá no esta bien?

¿Porqué le pido a ella que esté de determinado modo para yo no tener que enfrentar lo que me pasa con su malestar?….

 

LE ESTAMOS PIDIENDO AL OTRO QUE SE MODIFIQUE, PARA NO TENER QUE HACERNOS CARGO DE LO QUE NOS PASA A NOSOTROS MISMOS.

 

De hecho no se lo pido, sino que hago de todo para que el otro se modifique para intentar que se sienta de diferente modo.

¿Y como lo enmascaramos?… simple…. “es que yo quiero lo mejor para vos” le digo.

 

¿CÓMO SABEMOS LO QUE ES MEJOR PARA EL OTRO?…

 

Cada uno de nosotros necesitamos atravesar nuestros procesos de frustración, de dolor, de tristeza, de duelo, etc., para poder avanzar en la vida.  Si evitamos atravesarlos, quedan ahí pendientes y siguen circulando por nuestro sistema, hasta que se manifiesta en conductas negativas, o en síntomas físicos, etc.  Entonces  ¿donde está la ayuda?

En resumen:

 

LE EVITO AL OTRO QUE ATRAVIESE SU PROCESO NECESARIO, HACIENDO DE TODO PARA QUE “SE SIENTA BIEN” SEGÚN-LO QUE YO CREO QUE ES BUENO PARA EL OTRO-, Y TODO ESTO PARA EVITAR HACERME CARGO DE LO QUE ME PASA CUANDO EL OTRO NO SE SIENTE COMO A MI ME RESULTA CÓMODO.

 

¿Como se vé la cosa ahora?… mmmm…. ¿incómoda tal vez?

Puede ser…. y hasta tal vez algunos se sientan “mala persona” por “no ocuparse” de la otra persona.

La cosa no pasa por ahí…. sino que pasa por darnos cuenta / aprender / entender que:

  • No sabemos lo que es mejor para el otro.
  • No podemos cambiar al otro, ni podemos hacer nada para que cambie.
  • El cambio que podamos provocar, incluso ni será lo que esperamos. En materia de humanos… 1 + 1 nunca es igual a 2.
  • Generalmente enmascaramos o maquillamos las cosas, como una protección para evitar hacernos cargo de lo que nos está pasando, de lo que estamos sintiendo.
  • Gastamos 10 veces mas energía haciendo toda esta maniobra, que quedarnos un instante a ocuparnos de lo que nos pasa a nosotros.
  • En esa espera, esa expectativa de que el otro cambie, seguramente nos hará sentir frustración, por no llegar lo que esperamos.

CRECER PARA SENTIRSE BIEN LLEVA TRABAJO, PERO TRABAJO NO SIGNIFICA DIFICULTAD, SOLO SIGNIFICA QUE HAY QUE REMAR PARA QUE EL BOTE SE MUEVA.

 

 

Alejandro JuroczkoAlejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas del Focusing, el Counseling y el Touch for Health, orientadas al aprendizaje, el auto-conocimiento y la toma de conciencia que permiten el bienestar.

Para ver su perfil y pedir una sesión presencial o por skype, hacerlo AQUÍ

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario