Toda mi vida fui principalmente optimista, lo cual quiere decir que tiendo a ver lo positivo en lo que pasa, aun cuando genera dolor, y creo que todo puede siempre ser mejor para todos. Creo en el Ser humano, en nuestra capacidad para darnos cuenta (conciencia) y crear un mundo de mayor paz, amor y unidad. Podría argumentar in eternum el por qué de esta creencia, pero no me importa aquí aburrirlos. Lo que intento es contarles algo que les permita despertar a una nueva vida, llena de plenitud, satisfacción y felicidad; e inspirarlos a vivir esa vida con honor y gloria, que nos es más que la victoria del alma al expresarse por completo.

Hoy en día, una gran maestra, Caroline Myss, decía que desde la creación y explosión de la bomba atómica los seres humanos estamos intentando destruirnos en todos los ámbitos del Ser: físico, mental, emocional y espiritual. También decía que esto está siendo sostenido por personas que son canales de oscuridad, tales como Hitler, Stalin y otros más actuales, que prefiero no mencionar. A pesar de mi optimismo, yo coincido con ella: hay personas que creen que lo mejor es la destrucción de la humanidad, ya sea consciente o inconscientemente y traen eso a nuestras vidas. Esas personas, aunque no lo queramos creer, somos nosotros también. Sí, sé que esto puede sentirse como un balde de agua fría, pero esas “malas” personas que nos quieren destruir están en nosotros, dentro nuestro. Es esa parte nuestra que teme y opera desde el miedo, quiere controlar todo y a todos. Nos dicen “cuidado con aquel, que se quedará con lo que es tuyo”, o “no asumas riesgos mejor cuídate y protégete sin exponer ni mostrar como eres, sino otros te rechazaran o se aprovecharán de tí”, o “para que otro te quiera tienes que…”, o “si no haces lo que el otro quiere te quedarás solo y serás infeliz”, etcétera.

La buena noticia es que las “buenas” personas, están dentro nuestro también, y, según para qué alma, en mayor o menor medida que la “mala” persona… Creo que todos, aun los más tomados por la parte mala pueden darse cuenta, arrepentirse, pedir y perdón y reparar asumiendo las consecuencias de sus actos nefastos. TODOS.

Claro, que cuanto más embarrado estoy más difícil resulta, pero en mi vida experimenté que aún en esos momentos de oscuridad, alguien o algo nos mostraba la luz y nos daba la oportunidad de cambiar de rumbo.

Así es como no importa que tanta luz o oscuridad tengamos dentro, te digo esto: TÚ, YO, EL, TODOS estamos llamados a ser canales de luz, y la única manera de hacerlo es a través de la conciencia.

La conciencia es darnos cuentas, pero ¿de qué? Muy fácil, basta con recurrir a un cuento clásico: PINOCHO. Como él era un muñeco de madera el Hada le dio a Pepito Grillo, quien actuaría como su conciencia, indicándole qué camino tomar a cada paso. Pepito le habla a Pinocho sobre las tentaciones de obrar “mal” y como podría ser confuso, y por eso está él, para DISCERNIR y elegir. “Dame un silbidito”, dice Pepito Grillo.(haz click para ver el video de Pinocho y Pepito Grillo)

Nuestra conciencia, es nuestra capacidad de darnos cuenta lo que es amor y lo que no y elegir lo mejor: EL AMOR, claro!!!

Necesitamos trabajar ese “músculo” de la conciencia para poder discernir y elegir, porque como Pinocho, muchos estamos un tanto rígidos y a veces nos olvidamos que somos seres humanos, y como tal tenemos a Pepito Grillo dentro nuestro. No hay Maestro, Guru, Psicólogo, Sacerdote, Monje, Autor Best Seller o Coach que pueda reemplazar a esa voz interior.

“Yo no escucho nada”, alguno dirá, y le creo, es posible. Por eso dije que necesitamos ejercitarlo. ¿Cómo? Con ALGUNA práctica que yo llamo espiritual pero bien podría ser una práctica de conciencia: meditar, escribir, rezar, sentir, caminar, bailar, crear, estar,…todo es válido, pero necesita ser constante y repetitivo y a la vez ir cambiando para desafiarnos aun más. Es como cuando voy al gimnasio a entrenar un músculo, necesito hacerlo muchas veces para fortalecerlo, y llegará un momento que ya el tipo de entrenamiento no me sirva más y tendré que cambiar algo, ya sea mi alimentación, el tipo de ejercicio, estirarlo más entre ejercicios de fuerza, etcétera.

Te pregunto: ¿cuál es tu práctica espiritual? Si la respuesta es “no tengo”, intenta meditar, con estas guías o comprométete a hacer UNA cosa hoy que te permitirá conectarte con esa voz interior que es la conciencia.

Así como hay canales de oscuridad NECESITAMOS canales de luz, y cada uno de nosotros lo puede ser. Si estás leyendo esto te aseguro que es porque eres ese canal de luz, por el cual, desde tu ejemplo, tu vida, tu obra podrás mostrar un camino de mayor conciencia que nos lleve a construir ese mundo de mayor paz y unidad.

Hace unos años hice un compromiso y te invito a que tu crees tu propia declaración: Yo me declaro comprometida con aprender a amar. La razón d emi compromiso es porque si yo lo aprendo o voy aprendiendo (habrá niveles seguramente), entonces seré un ejemplo y referencia para otros y todos podremos vivir con mayor amor, lo cual nos traerá profunda paz, plenitud y felicidad.

¿Tu con que te vas a comprometer? No hay lugar para los grises, los que “si que no”, “mm no se si tengo mucho para dar…”, se acabaron las excusas, hoy más que nunca todos los seres humanos te necesitamos para aportar a este llamado: Sé UN CANAL DE LUZ. Será tuyo, particular, y único, que de seguro nos inspirará a copiarte, a unirnos a ti y a ir de la mano.

 

Con la mayor gratitud que pueda hoy anclar, pido una bendición para todos nosotros, que podamos crecer en conciencia y elegir ser caminos de luz.

 

Con amor,
Denise

 

DSC_1560

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora. Acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a encontrar un camino de crecimiento en conciencia que les permita vivir vidas felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de la empresa consciente, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Para pedirle ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com. Su biografía completa AQUI.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Maria del Carmen Mendoza del Solar

    Que lindo lo que has escrito, me gustaria seguirte, gracias.

    Responder
    • Denise Dziwak

      Gracias ! Te inscribí al newsletter y podrás ver lo nuevo en nuestra página de Facebook al ponerle LIKE !

      Cariños
      Denise

      Responder
  2. Graciela

    Denise!!! Felicitaciones por tu emprendimiento!!! Donde estan viviendo??
    Abrazos!
    Graciela

    Responder

Deja tu comentario