diciembre

A medida que nos vamos acercando al mes de Diciembre y que lo transitamos, vemos, hacemos y escuchamos muchas cosas.

Una de los comentarios que muy habitualmente escuchamos es algo así como «no veo la hora que termine el año»

Esta frase contiene mucha cosa, entre ellas habla de gente que está muy cansada del trabajo del año (de acuerdo al tipo de trabajo, por supuesto); otra gente lo menciona refiriéndose al mismísimo mes en cuestión, donde hay mucha movida (compra de regalos, organización de encuentro con grupos de pertenencia, organización de las reuniones familiares y no familiares en las fechas específicas, entre otros).

En referencia a lo anterior, están los que dicen que es ilusorio pensar que del 31 de diciembre al 2 de enero, algo mágico se produce y entonces estamos descansados. También están los que dicen que eso realmente sucede.

¿Quién tiene razón?
Veamos. En lo personal, creo que ambos la tienen. Principalmente porque cada uno vive y siente en función de lo que cree. Esto es: si creo que algo cambiará, asi sera, y si no, asi será también.

Y tal vez ahí esté la clave del asunto.

De antemano sabemos que diciembre tendrá un movimiento especial por lo que arriba mencioné. Este movimiento genera un gasto de energía de distintos sistemas del organismo: mental, emocional y físico. Son muchas cosas dando vueltas al mismo tiempo y salimos del estado de reposo, lo que origina que el sistema mental gaste mínimamente hasta 3 veces mas de energía organísmica para enfrentarlo.

La Actitud
Una estrategia para calmar un poco las aguas internas del cansancio es encarar la situación con una actitud positiva, lo mas ordenada posible, y principalmente pro-activa. La pro-actividad habla de iniciativa, y de responsabilidad (responder activamente a lo que se nos aparece). Sabemos que tendremos que comprar cosas. Sabemos que tendremos que organizar y re-organizar reuniones con personas y familiares. ¿Me hago una lista?… Si, puede ser, pero principalmente RECUERDA que así será, y NO LO RESISTAS. De este modo, hay menos gasto energético.

Atraviesa el Sentir
Muchos familiares de por medio en estas fiestas. Energías internas emocionales que se mueven, y ese movimiento trae, como dijimos antes, gasto energético. A veces aparecen los miedos, viejos enojos, algunas tristezas, ansiedades.
Con una actitud de EVITAR RESISTIR lo que siento, y de PRO-ACTIVIDAD hacia la situación, si hay cosas aun sin resolver, quizás puedas encararlas antes de llegadas las fiestas. Si no, como en el punto anterior, ya sabes que así será -tal vez incómodo- motivo por el cual evita resistir, atraviesa lo que sientes, sintiendo lo que sientes (valga la redundancia) y tal vez pasadas las fiestas, puedas reunirte con esa persona a sanar asperezas, a limpiar, comprender y perdonar.

Sea como sea, los meses de diciembre son así. De cada uno de nosotros dependerá cómo lo encaras, qué prefieres resistir y qué no, cómo eliges atravesarlo y principalmente A QUE TE COMPROMETES, considerando que un compromiso es una acción concreta, y la idea de cada uno es pasarla lo mejor posible, y principalmente DISFRUTAR.

Un fuerte abrazo para cada uno en este año que ya se vá.

Alejandro Juroczko

 

Alejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas delFocusing, el Counseling y el Touch for Healh. Para ver su perfil y pedir una sesión, hacerlo AQUÍ

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario