11

Días atrás, en una consulta individual, salió el tema de: qué cosas se pueden hacer para estar mejor.

Claro, para estar mejor no hay una o cinco cosas para hacer, sino que hay infinidad de cosas. Es mas, no son “cosas”, sino que tiene que ver con un estilo de vida distinto, de salirse un poco de la vorágine en la que estamos viviendo, y comenzar a construir bienestar.

Pero claro, esta persona me preguntó por alguna “practica” simple, que la ayude a estar mejor. Lo que le sugerí es lo siguiente: tomarse en el día unos minutos para estar “con ella misma”, conscientemente.

Los pasos podrían ser éstos:
Primeramente decidir el momento en que llevará a cabo esta práctica. Para esto es bueno estar tranquilo, elegir un lugar de la casa para hacer la práctica. Si hay gente alrededor, indicarles que vas a estar haciendo una práctica personal, y que necesitas tranquilidad. Apagar el teléfono. Dejar fuera de la vista el reloj, y todo aquello que pueda llamarte la atención.

Si es de tu preferencia, armar mejor el ambiente: Quizás encender un sahumerio, una música suave. Sentada, si es en el piso mejor. De cualquier modo, la espalda lo mas recta posible.

Comenzar a respirar, prestando atención a la respiración. Sin forzarla, solo observarla. Si la mente se te va, se distrae, entonces volvé a la observación de la respiración.
Luego de algunas respiraciones, en cada exhalación, visualizar (ver, imaginar, nombrar internamente) la palabra “relajado/a”, al tiempo que siento el cuerpo mas y mas relajado cada vez.

Después de unos minutos de hacer esto (2 o 3 minutos), ir dándote cuenta de cómo el cuerpo se relaja, de cómo la mente se relaja; permitirte sentir la “relajación” en todo el cuerpo y mente, dándole (internamente) lugar al beneficio que, solamente con esta práctica, tenemos a todo nivel.

Si es de tu preferencia, traer a la mente una imagen de algún lugar que te resulte placentero: quizás imagen de un bosque, de una playa, de estar sentado en un bote sobre un lago, de imaginarte descansando, o la imagen que te conecte con sensación de paz, de armonía. Permanecer con esta imagen unos instantes, oyendo, viendo, tocando, oliendo, etc., es decir “sintiendo” todo lo que esa imagen te trae.

Finalmente, y trayendo nuevamente la conciencia al ejercicio que estás haciendo, ofrecerle a tu cuerpo y a tu Ser, una gran sonrisa. ¡¡y permitirte sentirla!!. Esta sonrisa va desde vos hacia vos misma, y es importante que sea una gran sonrisa, y que la sientas.

Luego, un agradecimiento a tu Ser por todo lo practicado, y a tu tiempo, comenzar a “volver” al lugar físico en donde estas. Quizás quieras moverte un poco. Reconocer los ruidos que pueda haber. Y de a poco, abrir los ojos. Quedarte ahí hasta que estés en condiciones de levantarte.

Habitualmente, todo esto lo hago con una duración de entre 5 y 10 minutos. Quizás te parezca que no es mucho, pero no se trata del “mucho”, sino de la calidad. Y además, de la “sumatoria” de estos breves ejercicios, dia tras dia.

Espero que puedas practicarlo, recordá que ¡¡todo suma para estar mejor cada vez!!

Si te gustó este artículo, te podría interesar leer «El poder de valorar y apreciar» dando clic aquí.

Alejandro Juroczko
@alejuro

 

Alejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas del Counseling, el Focusing y el Touch for Healh. Para ver su perfil y pedir una sesion hágalo AQUI

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario