«Una de las experiencias que más transforman a una persona es sentirse escuchada, vista y percibida por completo sin reservas ni juicios», Carl Rogers

«QUIERO QUE ME ESCUCHES!»

Muchos hablamos de cuánto queremos que los demás, en especial los más cercanos como padres, parejas, amigos, hijos nos escuchen más, mejor, nos comprendan y en consecuencia e «idealmente» hagan lo que les decimos y crean en nuestras verdades. Cuando hacemos esto estamos enfocados en los demás,  tendemos a querer modificarlos, o al menos sus conductas,  en especial en su relación con nosotros.

Cada vez que me encuentro con este pedido que otro me escuche, pregunto primero: ¿qué significa para tí ser escuchado? o más concreto: ¿que acciones esperas el otro para saberte escuchado? y ¿cómo sabrás tú que estás siendo escuchado, que cambiará en tí?

Aquí muchos me responden que quieren que el otro los mire cuando hablan, que les pregunten sobre lo que ellos cuentan, que acepten lo que dicen sin criticas ni cuestionamientos de valor, y algunos dicen hasta que estén de acuerdo en todo lo que digo. También comentan que cuando esto para se sienten seguros, confiados y hasta tranquilos y queridos.

Cuando me dicen para qué quieren que los escuchen, las respuestas comienzan por algo concreto que tienen que ver con el otro como: para que no sufra, para que esté feliz, para cuidarlo, y luego surgen las que tienen que ver con el que reclama ser escuchado: para que me respete, para que me quiera…

FUERON FELICES Y COMIERON PERDICES

Todo esto me lleva a ciertas piedras fundamentales para ser felices, sentir paz y plenitud:

  • HUMILDAD ante todo: Yo no soy el otro, por ende lo que es mejor para el otro está en él. Por más que conozco más sobre un tema específico, puedo ayudarlo al otro ofreciéndole mi conocimiento pero el otro tendrá que decidir que es mejor para él o ella.
  • RESPONSABILIDAD INCONDICIONAL: yo sólo puedo hacerme cargo de mi propia felicidad y plenitud ejerciendo mi libertad sobre mis elecciones. Es decir que no puedo hacer que el otro me escuche, me quiera, o piense, haga o sienta algo, solo puedo hacerme cargo de MÍ, dándome la escucha, el amor, el respeto que necesito. También puedo manifestarle al otro lo que siento cuando hace tal o cual cosa y buscar comprender desde donde o por qué lo hace (seguro no será para lastimarnos), y ver si podemos ayudarlo a elegir acciones que no nos hagan sentir mal. Sin embargo, el acuerdo depende de ambos, por ende, yo solo puedo amarme a mi, y ofrecerle al otro mi amor, pero no puedo pedirle que me ame como «yo quiero».
  • INTEGRIDAD: si para mi ser ESCUCHADO es importante para sentirme amado, entonces comenzaré por buscar donde y cuando no me estoy escuchando, porque de seguro si esto se refleja en mi vida externa en simplemente una proyección de mi interior no resulto y una oportunidad para volver a la integridad y coherencia. No puedo pretender que me escuchen si YO no me escucho.

YO ME ESCUCHO PARA HONRARME

Así como decía Carl Rogers, sentirme escuchado puede ser la experiencia más transformadora y amorosa que existe.

Cuando me escucho, honro mi Ser, me digo que soy valioso e importante y que lo que tengo para decir, sentir, pedir, compartir vale la pena ser escuchado.

Hay miles de maneras de escucharme, pero todos comienzan por un mismo lugar: HACER SILENCIO, crear un espacio y tiempo para mirar hacia adentro mío. Algunos lo hacemos escribiendo en un diario, meditando, observando lo que pensamos y sentimos, hablando con una amigo, coach o terapeuta. Para esto necesitamos enfocar nuestro HACER hacia nuestro SER.

Y ¿cuándo empiezo? YA! Ahora mismo cerrá los ojos durante 3 respiraciones profundas y escribe o di en voz alta: ¿Qué es lo que necesito hacer por mí en este momento? y luego HAZLO, vas a impresionarte de lo que escucharás. Puedes agregar preguntas como:

  • ¿Como me siento? ¿Que estoy haciendo o dejando de hacer para «hacerme» sentir así?
  • ¿Que es lo que deseo en lo más profundo de mi ser? ¿Que puedo hacer para comenzar a realizar ese deseo HOY? (un pequeño paso)
  • ¿Como necesito cuidarme hoy? Que necesito hacer por mi para estar en paz, orgulloso de mí, divertirme, amarme, vivir a pleno mi dia como si mañana no hubiera otro!
  • ¿Si fuera a morir en un mes, como viviria mi dia de hoy? ¿Que no es importante y que si?

 

Al escribir fui respondiendo internamente, y no hay nada más importante en este momento que compartir contigo que estás leyendo. Ojala pueda ser una puerta hacia una mejor vida, llena de amor, felicidad y plenitud.

Con amor y gratitud,
Denise

 

DSC_1560

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora. Acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a encontrar un camino de crecimiento en conciencia que les permita vivir vidas felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de negocios conscientes, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Conciencia. Para recibir su ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario