Habiendo estudiado coaching, me viene natural el plantearme objetivos, el ser concreta en qué quiero, para qué y todas las clásicas preguntas ontológicas (¿qué espero conseguir? ¿Qué es importante para mi de esto? ¿Cómo esto juega un rol en mi vida y en todas las áreas de la misma? etcétera). Hoy RE-descubri que: no importa el objetivo en sí mismo, pero sí la intención detrás.

A menos que la intención sea mantenerme abierta al aprendizaje para ser amorosa conmigo (y por ende y como consecuencia con los demás) solo estaré planteando objetivos que van a achicar mi rango visión/acción y volverán mi mundo un espacio restringido donde no me es posible fluir ni recibir amor (mundo muyyyy triste).

 

Situación:

Objetivos: 1) hacer ejercicio al aire libre mientras ofrezco un servicio de amor a través del rezo, 2) que Sofia (18 meses) tome aire fresco y esté en contacto con la naturaleza. Para esto, salgo a caminar a la mañana con ella en cochecito. Hoy Sofi pierde su chupete a mitad del camino y cuando se da cuenta comienza a llorar. Yo lo busco, no lo encuentro, asi que la consuelo “rapidito, mientras camino y rezo…”Sofi, mi amor, que triste perder el chupete. Cuanto te gusta usarlo mientras paseamos. Que pena no lo encontremos. Aca estoy para acompañarte”. Bien dicho, en teoría empática, reflejando, poniendo palabras, acompañando, ja…pero detras de camaras mi mente decia: “uy, que garron, ahora perdio el chupete, se va a poner impaciente, va a seguir llorando, que molesto el llanto, no me deja rezar. Se mueve  mucho, se quiere bajar y buscarlo y yo quiero seguir caminando. Me embole parar…por que? Si no era esa “la idea”?!” Ok, acá vemos claramente mi intención: cumplir con el plan, no salirme del objetivo, toda desviación atenta contra la armonía y equilibrio en mi vida. Me voy enojando con lo cual menos puedo ayudarla. Sigue llorando…así que recurro a pedir ayuda al más allá: “angelitos si es posible ayúdennos a recuperar el chupete”. Decido parar y consolarla, se calma pero apenas la pongo en el coche sigue llorando. Se acabo y me digo: “maaa siiii, sigo caminando y ya se le va a pasar…”. ¿Pero saben que? No pude. RESULTAAAA que ….sale de una casa una señora que no conozco, que vivía por ahí y escuchó a Sofia llorar, a ofrecer su ayuda: “ay pobrecita, que le pasa a la bebe?” y con esto me intercepta físicmante! No puedo ni caminar, NI rezar ahora. Ya no sólo me molesta el llanto sino también la señora… Esto sigue y se vuelve más surrealista: la señora con toda su amorosidad SACA a Sofi del carrito y la hace aupa y…la tranquiliza, la distrae, la hace reir, YYYY me dice “vos tenés que estar tranquila, la bebe lo siente y no puede calmarse”. Yo estoy por boxearla a esta altura pero me contengo y le digo “si si si es que se le perdio el chupete vio…” y ella repite y dice “no me digas si si si ves que no estaba tranquila y ahora si, necesita esto: brazos tranquilidad amor”…ah bueh… yo mutis evaluando mis opciones: a) recupero a sofi a la fuerza y la esquivo dandome a la fuga, b) le digo que me devuelva a sofi, que me quiero ir con amabilidad, c) a duras penas con el enojo pude pensar en 2 opciones, pretendían mas? Elijo b y le digo: “que bueno ya se calmó, gracias, ya nos vamos yendo”. La pongo a Sofi y empieza de nuevo “pete pete pete” y a llorar…decido partir antes que la señora haga un movimiento, pero la escucho decir “ay nena no querés una manzanita para que muerda al menos?”. “No gracias, estamos cerca, gracias por todo” le grito mientras voy alejándome de esta amable señora que casi me como cruda…. Hago 100mts y escucho una voz que me grita de atrás “señora…señora…pete…bebe” o algo así y veo a un guardia de garita en una bici agitando su mano con algo pequeño. Paro y dejo que se acerque, ya que no era la señora y no lo vi peligroso. Tenia el chupete! Alguien se lo había dejado y como siempre me ve caminando asumió que era mío y me buscó. En ese momento me pongo a llorar…se me fueron toneladas de peso de mi espalda: por fin entendí. Mi objetivo no se cumplía porque era forzado, porque no estaba fluyendo y yo pedí poder fluir y me enviaron el mensaje: la señora me ayudo a retrasarme para que el guardia me encontrara y yo dejara de rezar y caminar a lo loco como si fuera una maquina cumplidora de tareas (pseudo-“espirituales” ya que se dieron cuenta que de espiritual no tenían nada). Empecé a llorar de gratitud, se me fue todo tipo de enojo con la señora, tanto que quería hacerle un regalo para navidad y al guardia también y a la señora que encontró el chupete y a todo el mundo, inluyendo a Sofi por prestarse a mostrarme tan importante lección.

Aprendí: si el objetivo de lo que hago es conectarme conmigo y los demás, la naturaleza, el servicio, eso no tiene nada que ver con caminar rápido y rezar sino con estar abierta a aprender con amor y actuar a cada momento de esa forma. ¿Por qué no parar calmar a Sofi, aceptar la ayuda de tan amable señora, qué apuro tenia?

Me sigo sorprendiendo de mi rigidez. Elaborando más en terapia, entendí que viene de mi infancia, de querer todo “en armonía” o “lindo como en la foto” para no sufrir, peor eso no es posible, no existe y es un objetivo inalcanzable porque así como evito el dolor también evito abrirme a dar y recibir amor. Para el que entienda de astrología, esto tiene que ver con mi Luna en Libra….pero es más básico: elijo amar y ser amorosa o elijo un objetivo como mantener el plan “perfecto, la idea perfecta, la foto perfecta”.

Elijo amar…¿Ustedes?

¿Tienen agendas u objetivos rígidos que les impiden ser amorosos?

Para revisar y re-elegir…

 

Con amor y gratitud,

Denise

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Maria Lujan Brinzoni

    Si, Denise! Un gran aprendizaje en el que muchos nos reconocemos, gracias por compartirlo! Esto de tener objetivos y agendas rigidas tiene que ver tambien con tu ascendente fijo, en Tauro, que, como sabes, comparto! Los ascendentes fijos hacen que funcionemos con metas, planes, creencias, fijas…. Desde ese lugar miramos la vida. Y a pesar de que sepamos que vivir desde la rigidez nos quiebra mas que protegernos, si actuamos «en automatico» es lo que nos sale. Hermosa tu reflexion acerca del proposito ultimo de querer amar y ser amorosa….empezando por vos misma!! Abrazos

    Responder
  2. Denise

    Gracias por aclararme de dónde viene esa influencia y lo más importante que mantenga mis sensores prendidos para no actuar en automático y quebrar-me … Me vino la imagen de un junco que es flexible liviano y puede bambolearse sin romperse versus una madera dura y rígida que ante una fuerte tormwnta se quiebra … Seré junco !

    Responder
  3. Claudia B.

    Gracias Den por compartir!! Nos pasa a todas las madres sabes? Cuando recién nació Kaori y era muy bebe me pasaba con frecuencia … al ver frustrados «los mil planes que tenía» y que sólo lograba cumplir a medias, con enojo y sin disfrutarlos…la vida (Dios,el trabajo de mi esposo, mi destino) me alejo poco a poco de las exigencias, la presión del entorno y eso, me permitió sin darme cuenta, a acercarme a las necesidades reales de mi bebe….necesidades tan básicas….amor, calor de mamá, atención….empecé a entender que cuándo menos expectativas u «objetivos» me ponía …todo empezaba a fluir…y ese fue y sigue siendo un indicador para mi…cuándo empiezo a impacientarme y sentir enojo….paro…y me pregunto….que estoy forzando? Qué debo cambiar y/o modificar en lo qué estamos haciendo? Aveces la respuesta tarda en llegar… pero casi siempre, me la dan mis propias hijas…gracias Den!! Con mucho amor, Claudia 🙂

    Responder
    • Denise Dziwak

      Clau cuanta verdad en lo que escribís y resuena en mi…. el mejor plan que podemos tener es el que estamos viviendo. Aceptarlo y agradecerlo con todo lo que implica (se parezca o no a la foto o película que nos hicimos de nosotras mismas previamente ) es un gran aprendizaje. Te quiero y siempre tengo de referente de amor de madre, sos un gran ejemplo para mi en lo que es fluir desde el alma!

      Responder
  4. magaly

    Denise

    Gracias por compartir, yo también soy rígida !!! en mis juicios y conductas a veces, esto por la educación recibida y me cuesta mucho ser diferente. Siento amor por las personas y obviamente también por mis hijos, pero creo no ser lo suficientemente amorosa, cariñosa, demostrativa. Pero a su vez, me carga la gente que es dura….
    Saludos y que tengas una excelente semana !!!!!

    Responder

Deja tu comentario