Me maravilla el poder que tiene conectamos unos a otros. Es por eso tal vez que es uno de mis propósitos en la vida: la conexión, conmigo, con otros, tal que creemos unidad, paz y amor en este mundo.

La conexión es realmente mágica, porque nos da resultados totalmente inesperados, positivos y no sabemos cómo o qué sucedió en el camino.

Photo by Joshua Clay on Unsplash

 

Algo parecido a un milagro, sólo que en este post pretendo “descubrir” la mecánica del milagro para que todos podamos hacer milagros diariamente.

Para esto que mejor que una historia de la vida cotidiana: “un tema de alto vuelo!”

Photo by Ross Parmly on Unsplash

Como toda protagonista de una historia me encontré con un obstáculo importante: viajaba a Bariloche para pasar unos días con mi hermana y amigas, para constelar, meditar y disfrutar en la naturaleza tan increíble de la Patagonia… cuando LAN, la aerolínea que elegí, me pide que “cambie” mis vuelos porque habían cancelado un tramo. En ese momento aprovechando la posibilidad de cambio, quise ampliar mi estadía allá, primer error motivado por la gula (?). Lo hago, pero no sé si fue el sistema o un error humano (mío, claro), pero queda cualquier cosa guardada: decía que viajaba en el vuelo interno ANTES del vuelo internacional, cosa físicamente imposible. Intento cambiarlo online, nada. Llamo a la mesa de ayuda, nada. Durante dos meses estuve “levantando tickets” de pedidos de cambios, siempre me pasaban con otro operador, cuando no se colgaba la llamada en el medio. Me desesperé, no sabía si viajaba o no y empecé a presionar (admito desde el enojo e impotencia). Usé redes sociales, contactos, hasta una denuncia de consumidor. Nada parecía funcionar, porque la respuesta seguía siendo “estamos procesando su solicitud”. Siempre a modo impersonal. Incluso en Facebook les dije que por favor al menos se dirigieran a mi como mujer dado mi nombre y fotografía, era lo mínimo. ¿Tal vez estaba hablando con un robot? No lo sé.

Finalmente, ya desahuciada y habiendo abandonado la idea de ir en mi viaje, decidí ir a las oficinas con la idea de pedir ayuda, simplemente para definir si iba o no y si no iba cómo podía recuperar mi inversión de alguna manera. Fui con mi hijo Juan Francisco, 3 años, un día al mediodía, y entré ya “entregada” a que fuera lo que fuera, todo iba a estar bien. Ya no tenía enojo, ni tristeza, era una hoja en blanco, quería poder “hablar en persona” con alguien, contarle mi malestar y pedirle ayuda.

Me atendió una señorita MUY amable: Melissa Ayala. Melissa enseguida me ayudó, en principio a entretener a Juan Fran con una actividad de stickers así nosotras podíamos hablar, muy atenta. Con su sonrisa, su calidez, su aplomo y paciencia, me escuchó. Le hablé con sinceridad y amor: “quiero pedirte tu ayuda. No sé si viajo o no y me gustaría poder definirlo porque es importante para coordinar la logística allá y mi trabajo aquí. Ya no sé a quién pedirle ayuda porque no he podido hacerlo por teléfono ni online. ¿Podrás ayudarme por favor de alguna manera? Estoy dispuesta a ver opciones de todo tipo, solo quisiera resolverlo”. Melissa me miró, escucho y dijo “veamos qué puedo hacer”. Estuvo tipeando, llamando, consultando un rato. Yo la dejé trabajar en paz. Al final vino y me dijo que me iba a poder asistir cambiando mis vuelos. Luego me explico que el error podría haber sido del robot online o humano al ingresar los datos pero que no importaba igual me iba a ayudar. Esa forma de decirlo: primero me dijo que me ayudaría y no me culpó ni criticó por el posible error humano, lo sentí infinitamente compasivo. Cuando me dió el papel con el viaje ya perfecto lloré, de verdad me cayeron lágrimas (Melissa se sorprendió claro!), le agradecí tanto su ayuda. No fue sólo que hizo lo técnico sino cómo me trató: como una persona y fue más allá de sus posibilidades para lograr ayudarme.

Me honra saber que hay gente así y LAN debería felicitar a esta mujer, quien realmente demostró no solo atención al cliente sino amor al cliente.

En esta historia hubo conexión, profunda, sincera, enriquecedora y productiva. ¿Cómo la logramos?

 

Primero quiero destacar como NO la logré antes: hablando con computadoras, amenazando, escribiendo miles de emails y mensajes, etc.… esa NO era la forma.

 

La manera de conectar fue ir en persona con el objetivo de CONSTRUIR juntos una solución y de hacerlo con apertura y sin rencores o echadas de culpa. Yo obré al final (después de varios fracasos intermedios) de una manera y me espejaron lo mismo: apertura, compasión, colaboración.

Photo by rawpixel.com on Unsplash

 

A veces, en nuestra sociedad actual, dada la tecnología y velocidad con la que vivimos tendemos a querer resolver todo ya y a través de un click del dedo o teclado, y no es posible, y seguimos tipiando y mensajeando…

Photo by Joshua Ness on Unsplash

Cuando la respuesta es PONER EL CUERPO, la cara, el corazón y hacerle frente con apertura y amor a CREAR UNA SOLUCION JUNTO al OTRO, CON EL OTRO y no CONTRA el otro.

 

Yo aprendí y me quedo con esto para seguir aplicándolo.

 

¿Y tú? Tienes algún conflicto irresuelto donde te sientas “trabado”.

 

  1. ¿Qué tal si reconoces lo que sientes (enojo, frustración, tristeza, impotencia) y
  2. vas con apertura a pedir ayuda, en persona, tomándote el tiempo y esfuerzo para hacerlo… y la valentía de enfréntalo cara a cara?
  3. Hablando nos entendemos, sobre todo cuando hablamos ABIERTOS sin convencer ni persuadir ni defendernos, sino exponiendo e indagando, chequeando y con curiosidad explorando opciones CON el otro.

 

Hazlo, ya, no dejes pasar el tiempo, todo lo que se estanca se pudre y corroe y molesta…y apesta!   Purifica tus relaciones y conflictos ya tomando la iniciativa y resolviendo con apertura, compasión y amor.

 

La magia de la conexión está en ti.

 

Con amor y gratitud,

Denise Dziwak

 

 

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora, acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a encontrar un camino de crecimiento en conciencia que les permita vivir vidas felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de la empresa consciente, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Para pedirle ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com.

Perfil de Denise Dziwak en  LINKED IN

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Marta Sanchez

    Denisse… muy conectada con tu espíritu y con lo que quiero crear en el mundo en esta nueva etapa de mi vida… me encantaria conversar contigo de nuevo en este mismo espiritu… Justo antes de leer este mail, estaba haciendo un ejercicio de proposito de vida y la seleccion de mis palabras fue algo casi igual a lo que propones en esta historia.. en fin…Dios nos regale la posibilidad de crear un mundo donde el amor, la paz, la comprension y la vida plena sean la experiencia de muchos muchos seres humanos

    Responder
    • Denise Dziwak

      Martica que lindo leerte y mucho mas estar conectadas en propósito de vida! Tu ya hace rato estás haciendo esto creo yo, tal vez quieras re plantear el COMO? o renovarlo? digo, para no descartar toda tu trayectoria que es amplia y de mucho valor! Ya te mande invitacion de zoom para que nos reconectemos. Beso!
      Denise

      Responder

Deja tu comentario