La maternidad puede llegar a desafiar todo tipo de creencia, en especial aquellas mas arraigadas en el subconsciente como por ejemplo el concepto de “propiedad” en relación al “tiempo”.

Desde hace más de seis años que me encuentro diciendo cosas como: “me gusta tener tiempo para mí” o “este tiempo es mío”. La pregunta que primero me surge es “alguna vez fue MIO el tiempo?”. Llamo mío, como hace el Principio de Saint-Exupery, a aquello que cuido y que me regala algo de sí. Él cuidaba lo suyo: su flor y ella le regalaba su compañía y su belleza; sus volcanes, los cuales deshollinaba a diario; y su planeta el cual limpiaba de semillas tales como las de los baobabs que no dejaban de querer crecer. Así, si el tiempo es mío, adquiero la responsabilidad de cuidarlo o hacerme cargo de él.

En vistas de que el tiempo siempre es mío, porque no puede no serlo, si hay tiempos que no considero propios es porque de algún modo creo que no puedo hacerme cargo de ellos, osea no los estoy cuidando y honrando con todo mi ser. Resumo así: si considero que algún tiempo no es mío lo estoy desperdiciando. Sostengo que todo desperdicio es una especie de muerte, ya que lo que no es útil en servicio a la Vida se pierde. Por ende:

Todo el tiempo que no considero mío, es tiempo que no cuido y honro con todo mi ser, y por ende una parte de mí que muere con él.”

De aquí que comencé a analizar que yo me refería al tiempo que era mío desde la libertad de elegir que hacer con él. Si no tenía libertad de elección no podía considerarlo para cuidar y honrar. ¡Que locura! Cuando lo veo con esta nueva óptica. La verdad es que SIEMPRE, SIEMPRE, SIEMPRE soy libre de decidir cómo encaro mi vida, mi tiempo, todo lo que me es dado y si no lo hago es bajo una excusa o “creencia” de la cual no soy consciente. En conversaciones con otros padres y madres fui encontrando muchas de estas creencias, que también estaban en mi, tales como:

  • “Con hijos nunca te podes relajar, estar tranquila”
  • “Salir con chicos es un estrés”
  • “El que se acuesto con un chico amanece mojado”
  • “Cuando tenes hijos te tenés que olvidar de…(actividades de ocio variadas)”
  • “Leer con chicos es imposible”
  • “En que momento? Si tengo x cantidad de hijos!”

Seguramente hay muchísimas más de estas creencias que si las creemos, valga la redundancia, solo nos limitan. La clave no es lo que quiero hacer, porque eso en forma puede ser que no pueda hacerlo, sino reconocer que detrás de cada cosa que quiero hacer hay un para qué, un sentido, un valor que quiero lograr y obtener para mi vida o la de los demás. Por ejemplo a mí me encanta hacer ejercicio a la mañana, cuando no era madre entrenaba en el gimnasio o salía a correr al alba. Hoy con 3 hijos es casi imposible realizarlo de esa manera, y muchas veces luchaba por lograr exactamente lo que tenáa antes de ser madre sin éxito. Claro que si tengo gente que me cuide a los chicos podría, pero hay noches de poco sueño, y otros factores que complican la cuestión. Al preguntarme para qué lo hacía, era en gran parte para darle a mí cuerpo energía, salud, alegría, para estar en contacto con la naturaleza y el aire libre, para vaciar la mente y empezar el día tranquila y abierta a posibilidades. Todo eso lo puedo lograr de muchas formas y así fui encontrando sustitutos o adaptaciones. Todavia salgo a correr pero no siempre a la mañana temprano, o muchas veces medito en vez de correr y hago ejercicios de respiración para darle a mi cuerpo esas dosis de energía que busco, también camino con algún hijo en cochecito o los llevo en mi bici o corro al lado de ellos en sus bicicletas. Hay mil maneras de lograr vivir los valores que busco es cuestión de no cerrarme en las formas y empezar por el para qué y luego encontrar los cómos.

Los invito a revisar sus creencias sobre el tiempo. Y más allá de los hijos, que tal con el trabajo y otras actividades que ELEGIMOS encarar en nuestra vida. ¿Son actividades que dirían que están disfrutando y aprovechando al máximo haciendo de ese tiempo SU TIEMPO, o son TIEMPOS PERDIDOS que buscan recuperar de alguna manera sin éxito porque lo que paso ya se fue y se perdió?

Elijamos VIVIR a pleno esta hermosa vida que tenemos, honrando el TIEMPO que nos es dado para tal fin y no dejemos que partes nuestras mueran en el camino.

 

Somos dueños de elegir cómo vivir cada minuto, hagámoslo con conciencia honrado la Vida.

 

Con amor y gratitud,
Denise Dziwak

 

 

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Julio

    Descubrí este link porque tengo un conocido que realizo terapia con Alejandro me parece muy bueno y en cuanto a la lectura creo respecto a mi que la rutina de hacer siempre lo mismo termina dejándonos sin otros caminos en nuestro pensar gran error hoy comienzo a ejercitar tal como esta descripto.
    Slds,
    Julio.

    Responder
    • Alejandro Juroczko

      Hola Julio, gracias por tu comentario y aporte.
      Vaya por ese cambio que seguramente, traerá nuevos aires a tu vida!!!

      Alejandro & Denise.

      Responder

Deja tu comentario