Hace unos años elegí dar un curso a niños de seis años cuyo contenido venía dado por Junior Achievement y yo solo tenia que dictarlo introduciendo alguna que otra dinámica entretenida para los niños. Uno de los temas era enseñarles a los niños a distinguir entre NECESIDAD y DESEO. El ejemplo clásico era el hambre como necesidad comparado con el deseo de un helado habiendo ya saciado el hambre. EL tema me quedo rebotando internamente porque no es tan claro como parece al principio y aunque yo dictaba el curso, aun me pregunto cual es la Verdad más elevada o que nos genera el mayor bienestar y sentido de completud.

El aprendizaje que estoy viviendo hoy es que: “necesidad y deseo son una misma cosa a nivel del espíritu”. Esto es lo mismo que decir que si estamos conectados con la parte mas amorosa y elevada en conciencia de nuestro Ser podemos acceder a los deseos que son realmente necesarios para nuestra vida. De aquí que todo deseo que no sea una necesidad es un deseo del Ego, o la parte nuestra que teme, que busca aprobación externa constantemente porque en definitiva es nuestra parte no querida o amada internamente. El conflicto surge cuando estamos tan asociados a nuestro Ego que luchamos en contra de la realidad que vivimos intentando conseguir un deseo que no es orgánico con el resto de nuestra vida. Yo, lejos de haber finalizado mi aprendizaje en esta área, puedo compartir lo que me funciona para encontrar la paz en estos casos de puja interna entre lo que deseo, necesito y la realidad: la CONEXIÓN INTERNA.

Paso 1: Lo primero es comprender y conectar con lo que siento, ya que mis sentimientos son valiosos y me dan la información para ahondar más en mí. La frustración el enojo, la depresión o sin sentido (en ese orden) son las emociones que yo generalmente siento cuando la realidad difiere de lo que deseo. Lo peor, en mi caso al menos, es que en estos casos yo creo que mi deseo es también mi necesidad, con lo cual hago de no tener o vivir lo que deseo una cuestión de vida o muerte. Y si no vivo, muero, por ende se vuelve un conflicto existencial.

Paso 2: Invito la guía de mi ser superior, Dios o la fuente de amor que me da vida, y lo que es muy importante me abro al aprendizaje. Estoy dispuesta a contactar con lo feo que es sentirse así de mal y entender de donde viene y cómo puedo hacerme cargo para estar bien. La mayoría de las veces este paso me cuesta mucho, porque implica aceptar mi emoción y a la vez distanciarme d ella para observarme con amor y compasión. No siempre puedo hacer este paso sola y me sirve contarle lo que siento a una amiga que sepa no me vaya a juzgar. Recién cuando elijo hacerme cargo de lo que siento empiezo a comprenderme.

Paso 3: Dialogo (por dentro o por escrito en mi caso) con esa parte de mi que se siente frustrada, enojada, sin sentido para entender que la hace sentir así. Me explica que no se está dando algo “vital” en su vida y enseguida le pregunto: Para que quiere o cree que necesita eso que quiere. Muchas veces la pregunta que sigue es que quiere evitar o controlar, porque hay una señal que eso que cree necesitar deriva de miedo a algo que quiero descubrir. En mí un tema recurrente es la creencia que dice que si no puedo realizar mis deseos que creo necesidades dejo de existir. Enseguida descubro que hay un miedo a “no ser” y pregunto desde cuando o cuando comencé a creer esto. Aquí puede venir a mi mente un episodio de niña o alguien adulto que modeló esta creencia para mí. Por ejemplo cuando de chicos nos dicen que no a algo pero en vez de ser un limite amoroso es un limite controlador o abusivo tendemos a someternos o resistirnos, y eso puedo quedar como hábito no sano. Lo mío es la resistencia al control, y como ya me reconozco en ese hábito puedo abrazar a esa parte de mí que se siente controlada y darle todo el amor que necesita a través de la comprensión.

Paso 4: Dialogo con mi Guía para saber cual es la verdad que me liberara y sanara esta parte “herida”, este Ego, en mí. En mi caso la verdad es que “nada ni nadie puede hacer que yo no sea, jamás dejare de existir aún si no vivo porque mi espíritu es libre y eterno siempre”. Así me doy cuenta que en verdad mi deseo venía del miedo a no ser y que no era una necesidad real sino una intención de protegerme y resistir para no ser controlada. Esa verdad me tranquiliza pero aun no entiendo cómo poner eso en práctica entonces…

Paso 5: Elijo actuar con amor desde esta nueva realización de verdad. Pregunto como sería relacionarme con lo que me rodea desde esta nueva forma de ver las cosas. En mi caso es aceptar que lo que es, mi realidad es lo que realmente necesito vivir y que es perfecta y me permite desarrollar mayor integridad con mi espíritu para alinearme con mi Ser real. Además me relajo y elijo disfrutar de lo que vivo resignificándolo. Recientemente con tres hijos me paso que estaba muy cansada con mi bebé y ya no sabía cómo hacer para dormirlo y el lloraba. Haciendo este proceso me di cuenta que por ahí podría ser el último hijo bebé y que es tan lindo y tan corto el tiempo que hay para disfrutar esa etapa que quería conectarme con él. Enseguida comencé a mimarlo, jugar, reírnos, y terminamos ambos acostados dándole de mamar hasta que nos dormimos juntos. Terminamos durmiendo y disfrutando a la vez.

Paso 6: chequeo si la acción amorosa es suficiente o requiere que haga algo distinto.

Este proceso de Conexión Interna es para mi la salida de todo tipo de dilema, en especial cuando entro en conflicto sobre si lo que me frustra es no poder vivir mis DESEOS, o NECESIDADES o ambos.

Si puedo conectar con mi espíritu, sé que mis necesidades y deseos serán lo mismo que mi realidad, aunque no lo parezca. Y si no lo parece es una excelente oportunidad para sanar e integrar otra parte de mi Ego que me necesita con toda la compasión y amor que pueda darle.

 

Los invito a conectarse con sus deseos más profundos y pasarlos por el tamiz del espíritu para discernir si son necesidades reales y por ende la realidad que quieren manifestar en sus vidas. Si no lo son a verlos como espejismos y corregir el rumbo con amor.

 

Con amor y gratitud,

 

Denise Dziwak

 

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Julio

    Me pareció realmente bueno este texto y además es breve y concisos.
    Slds,
    Julio.

    Responder
    • Denise Dziwak

      Julio que bueno que te haya sido util, gracias por el feedback nos alienta a seguir compartiendo aprendizajes que nos permitan a todos crecer como personas.
      Cariños
      Denise

      Responder

Deja tu comentario