Me di cuenta lo increíble que es llorar con quien necesita llorar, sea de felicidad, tristeza, impotencia, rabia, o de dónde sea vengan esas lágrimas. Tanto en mi trabajo de coach, como mamá, amiga, esposa, hermana, hija, compañera, maestra….

Esto es lo que me pasa a mí en ese momento mágico:

El mundo desaparece por un rato, estoy totalmente compenetrada con esa persona a la que acompaño con el llanto, dejo de saber o sentir si soy yo o ella quien llora, es más, pierdo la idea de mi individualidad, pierdo registro del tiempo, sólo estoy sintiendo esa emoción que se abrió paso, poco a poco hasta que afloró. Cuando termina-mos de llorar me siento desahogada, renovada, y eso que el llanto no fue por algo mío, pero eso me hace pensar: ¿qué es lo mío y qué es del otro? ¿Hay real separación cuando estamos abiertos y conectados, o la separación es solo la ilusión de la vida en la Tierra, un espejismo para aprender ese camino de regreso… a la UNIDAD.

Gracias a las neuro-ciencias hoy sabemos que tenemos en el cerebro “neuronas espejo” que decodifican lo que el otro siente, o mejor dicho que sienten lo que nos rodea. Por eso cuando entramos a un lugar animado, con gente feliz, tendemos a contagiarnos esa emoción, y tambien en ambientes cargados de estrés o nervios. La emociones son contagiosas. Sin embargo, no siempre estamos disponibles o abiertos a sentirlas y dejar que naveguen y se muevan dentro nuestro. ¿Por qué creen? Claro: MIEDO. No hay otro enemigo de la UNIDAD, del amor y la hermandad que nuestro amigo el MIEDO. El miedo teme que algo pase si dejo que esa emoción “me toque”. Tal vez haga el ridículo llorando, o me “ensucie” con la mala onda de otros, o no pueda seguir con mi vida como lo tenía planeado y lograr lo que me había propuesto (no tengo tiempo para sentimentalismos…), en fin, millones de excusas para no abrirnos, estar presente y SENTIR.

Me da mucha pena cuando esto pasa, cuando nos desconectamos para no sentir con el otro, porque nos perdemos algo hermoso: ESTAR JUNTOS, plenos, sentir AMOR y UNIDAD.eye-609987_960_720

Les cuento que a mí a veces me pasa que lloro ANTES que el otro, sí, es cierto, ¿cómo puede pasar?. Con las personas que atiendo me pasa muchísimo y a veces mis propias lágrimas, mi emoción al desnudo, que en verdad era de ellas (¿o mía? ¡que importa!) abre la posibilidad que se abran, sientan, ahonden en su emoción y podamos ponerle juntos palabras que le den sentido.

Me faltan palabra para describir la belleza de sentir junto y con el otro. Ya no importa si es conocido y cercano o es la primera vez que nos vemos en la vida. Yo he llorado con gente que nunca conocí,  ni hablé (!) y solo nos miramos a los ojos en un seminario. Eso es CONEXIÓN, eso es AMOR, vulnerabilidad, humildad, PODER y claro UNIDAD de cuerpo y espíritu.

 

Eso es lo que yo quiero traer a este MUNDO, esa UNIDAD. Ojalá muchos me acompañen en este camino y podamos elevar al mundo de la ignorancia que nos separa unos de otros.

Los invito a abrirse, a llorar, a sentir, a dar rienda suelta a estar plenamente con quien esta a su lado.

 

Cuéntenme como les fue así seguimos compartiendo.

 

Con cariño y mucha gratitud, sintiéndome bendecida por poder compartir con ustedes,

Denise

DSC_1560Denise Dziwak, trabaja como Life & Spiritual coach, utilizando las herramientas del coaching, la meditación y el touch for health para lograr una mayor conexión interior (inner bonding) y ayudarte a crecer en bienestar y felicidad. Pueden ver su perfil y pedir una sesión con ella en AQUÍ.

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual para que te acompañemos.

 

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Fabiana

    Bueno Denise me encanta lo que escribis, y comparto plenamente esto que contas. Soy odontologa y me pasa con algunos pacientes a los que veo por primera ves, sin conocerlos y la emocion es el contacto mas hermoso que te puede pasar con alguien, es una experiencia bella por donde se mire…. es como si por un momento vivieras lo que el otro relata y los dos formen una sola persona…esto es amor puro pir el otro, el permitirse sentir es amor pleno por uno mismo….

    Responder
    • Denise Dziwak

      Fabiana, que linda reflexion y compartir tu experiencia. Es muy agradable y seguro estar en la compañía de otro que esta asi como tu, abierta, disponible y lista a amar, mas allá de la mente o de la actividad concreta del momento. Me hiciste recordar a mi mamá que tambión es odontóloga y yo me sentía siempre tan tranquila con ella que hasta me dormía en el sillón! 🙂 que bueno poder recordar esos momento. Gracias x por eso tambien! Cuantos más seamos dispuestos a amar mejor viviremos todos.
      CAariños,
      Denise

      Responder

Deja tu comentario