Escuché de un gran y sabio amigo esta definición que me encantó por lo clara y simple: “egoísta es aquel que espera que otros satisfagan sus necesidades”. Según este significado TODOS los niños son egoístas por naturaleza, ya que necesitan de otro que satisfaga sus necesidades, la más básica, el AMOR. Un niño sin amor no puede vivir. También, según los psicólogos, los niños son egocéntricos: todo su mundo gira en torno a ellos mismos y eso es parte del desarrollo normal de su psique.

Me pregunto: ¿por qué creimos que teníamos que “educar” a nuestros niños para que “no sean egoístas/egocéntricos” cuando no pueden dejar de serlo?

Seguramente es una necesidad del adulto más que del niño. Muchos de nosotros fuimos criados con esa forma de pensar: “ser egoísta es malo” y sin discernimiento de “según de quién” hablemos puede ser un problema creer eso. Además hay otra creencia popular que es que a los niños “tenemos que enseñarles a comportarse en sociedad o sern unos salvajes y marginados”, la cual exagero porque quiero poner en evidencia lo denigrante de esta creencia que transformada en prejuicio nos lleva a tratar a nuestros niños como criminales en potencia salvo que los “eduquemos”. Hay una novela, “El Sr de las Moscas” que lo muestra a tal punto que los niños se vuelven salvajes asesinos exentos de una sociedad que los “contenga/eduque”. Yo estoy muy en desacuerdo y les cuento por qué. Creo que el ser humano es un ser amoroso, que solo necesita amor para vivir y que cuando no lo tiene trata de buscarlo como sea, incluso comportándose en formas no amorosas con los demás.

Si comprendemos que los niños necesitan saberse poseedores de amor antes de poder darlo podremos comprender que el egoísmo en ellos es algo sano que les permite “tener” para luego poder “soltar”. Los mismo que con las cosas. Un niño no aprende a compartir, simplemente comparte naturalmente cuando ya no siente que le faltará.

Escena de plaza: nena de menos de <3 años jugando con pelotita, viene otra nena y se la saca. La mamá de la primera le dice a su hija “préstasela Juanita, es lindo prestar”. Esa nena tiene varias posibilidades entre las cuales están: i) recuperar su pelota sacándosela a la otra nena, ii) pedir verbalmente que se la devuelva o gritar/llorar por el enojo/tristeza que le produce que no se la dé o iii) dejársela a la nena y jugar con otra cosa. Tanto (i) como (ii) son actitudes sanas, donde la nena expresa que ella no quiere que la otra le saque la pelota, en cuanto a la (iii) es una sobre adaptación probablemente después de muchas veces que la mama le dijo que no era “aceptable” no prestar. ¿Qué piensa la mama de Juanita? ¿Que si su nena no presta a esa edad nunca en su vida prestará nada y por ende nadie la querrá cerca y se quedará sola de por vida? ¿Cuál es su miedo? ¿Ser considerada mala madre por no intervenir y hacer que su hija se comporte “aceptablemente”?

¿Qué podemos hacer? Primero preguntarnos que nos pasa con lo que pasa exteriormente y que conflictos internos nos rugen para revisar creencias que tal vez queramos comenzar a cambiar. Segundo SER modelos de aquello que queremos para nuestros hijos: “si queremos que respeten a otros respetémoslos a ellos, honremos su ser que es digno del mas absoluto amor”. Podemos MODELAR comportamientos, haciendo lo que  consideramos amoroso a cada momento. El cómo hacerlo dependerá de cada adulto.

En mi caso primero me pregunto desde dónde o qué me motiva a “bajar línea” (decirles qué y cómo hacer las cosas) a mis hijas cuando lo hago, y si encuentro algún miedo o “falsa” creencia (en el sentido de no amorosa) pido perdón y la cambio. Siempre recordaré a una amiga muy especial que me enseñó lo del prestar cuando mi hija tenía 2 años. Yo nunca creí en forzar el prestar pero ella sí y resultó que su hija gritaba de rabia y se tiraba del pelo si motivo aparente después de unas horas de juego en la plaza. Al tiempo descubrió que era un enojo contenido por no poder expresar el enojo que le producía que le quitaran los juguetes y que la madre le hiciera compartir siempre todo. Me quedó tan grabado que aprendí que es más importante que mi hija sepa que tiene para poder prestar y eso significa que no la obligue a compartir.  Con el tiempo aprendió a prestar y no hubo ningún problema, es mas hoy en día, con mas de 4 años, hasta regala sus juguetes con alegría y sin que nadie se lo pidiera.

Quiero conectar este tema con otro que me parece clave: ¿cómo modelamos comportamientos cuando no respetamos nuestro propio ser y damos mas de lo que podemos dar…o tomamos mas de lo que otros nos pueden dar (a la fuerza, desde el juego de victima, manipulando o como sea). Por ejemplo si sé que necesito descansar 20 min después del almuerzo pero en vez de hacer eso me dedico a terminar de ordenar todo, ver un email, o me fuerzo a jugar un ratito más con mi hija, ¿qué estoy diciendo? Que mis necesidades no son importantes y por ende no me respeto. Así mi hijo aprenderá de mi ejemplo que sus necesidades o la de los demás para consigo mismos, no son importantes. Probablemente esta actitud en la vida me lleve a cansarme, a estar mas hacia fuera que hacia adentro y me desbalancee terminando explotando con enojos por cosas que tal vez no eran para tanto. Hasta he escuchado a madres (¡entres la que me cuento!) decir que sus hijos son “desagradecidos”, porque le dieron tanto mas de lo que podían que ahora el hijo se convirtió en “el que toma de más” y ya no queda mama para dar porque ella no se dio a si misma.

¿Es egoísta darse un tiempo para una misma cuando lo necesitamos? Lo voy a dejar acá para escuchar sus voces…. y continuaré en otro post porque creo que hasta ahora el tema fue muy centrado en los hijos pero que nos pasa a nosotras con nosotras mismas? ¿Cómo modelamos comportamientos sanos que nutran a nosotras y a los que nos rodean?

 

…continuará

 

Con amor

Den

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Paula Barrionuevo

    Genial!!! Sigamos aprendiendo de nosotros mismos, para así saber mejor que es lo que queremos «educar» de nuestros hijos….Por mi parte amo ser egoísta, eso me hace generar un caudal de cosas sumamente valiosas, las cuales puedo después compartir con otros!!

    Responder

Deja tu comentario