Muchas veces estamos pensando que tenemos que hacer o nos la pasamos planificando el futuro o recordando qué y cómo hicimos en el pasado. Pocas veces paramos a conectarnos con el momento presente y preguntarnos esta pregunta tan simple y profunda a la vez: ¿Qué es lo que realmente quiero? Y la pregunta puede abrirse tantas veces como quiera: qué quiero para mi vida, para mis relaciones, para mi trabajo, para el espacio que me rodea y como yo interactúo en y con él, etcétera. Es trascendente tener un norte y o hay norte si no sé adonde voy en mi vida, que quiero para mi vida a diferencia de lo que creo que tengo que vivir o hacer. El tengo que viene del afuera, del pasado, de los modelos y paradigmas de otros, de la sociedad, de algún libro o dogma. Todo lo que es externo a mí no tiene sustentación ni trascendencia, a menos que yo lo haga propio.

Conectar con lo interno implica creer que somos lo suficientemente valiosos para darnos tiempo y escucharnos. Aún cuando creemos ser valiosos podemos decir que no tenemos tiempo o simplemente que no sabemos cómo escucharnos. Para eso escribo este post, para ofrecer una herramienta tal que podamos hacernos cargo de ésta y otras cuestiones importantes para nuestras vidas.

Podemos imaginar que tenemos un niño a cargo, un hijo que adoptamos o llegó a nuestra vida de alguna manera (idealmente lo imaginaria con menos de 5 años y ya verán por qué). Ese niño tiene necesidades, sueños, deseos, frustraciones, experiencias que no sabe cómo resolver y de las cuales necesita aprender. Nosotros como su papá o mamá podemos acompañarlo en estos aprendizajes, quererlo, honrarlo, escucharlo.

Si tuvieras un niño de 3 años que viene llorando, ¿no pararías un segundo a mirarlo a los ojitos, abrazarlo y preguntarle qué le pasa?

Ahora qué pasa si este niño fueras vos, y sintieras esa tristeza. Lo que más encuentro cuando hago esta pregunta es un silencio que habla de: que no sé cuando registré la tristeza, o que no paré a escucharla ni hacerme cargo de ella, o me puse a sentirla pero no pude salir ni hacerme cargo de ella. Con respecto a esta última, si tu niño viene llorando y vos te pones a llorar con él, puede que se sienta totalmente desamparado y pare de llorar porque no hay un adulto que lo pueda contener y darle seguridad. Hay otra manera de hacernos cargo como adultos: escuchar al niño, indagar “sin querer cambiarlo a él ni a lo que siente” las razones por las cuales se siente así, chequear si hay algo que cree que no es real y pueda generarle esa tristeza o si es algo que nosotros le estábamos diciendo con nuestro accionar (los hechos hablan mucho más fuerte que las palabras) que lo puso triste. Podemos ofrecerle mientras hablamos con él un abrazo, mimos, contención y por sobretodo total y exclusiva atención. Finalmente podemos optar por hacer algo para que se siente mejor, una acción de amor que lo reconforte, darle lo que necesita ahora y en el futuro como promesa.

Ahora imaginemos que este niño somos nosotros, que dentro nuestro vive un niño que siente y necesita que nos hagamos cargo de su sentir. Este trabajo es de hacernos cargo de ese niño es Inner Bonding o Conexión Interna. Hacernos cargo de todo nuestro aspecto emocional como si fuera un niño es una de las herramientas más poderosa que existe. Nos permite conectarnos con nuestra esencia ese niño es nuestra alma y cuando no se siente en paz, alegría, entusiasmado, seguro, valorado, hay algo en lo cual tenemos la oportunidad de actuar como padres y hacernos cargo. El por qué pensarlo como un niño es porque en nuestra sociedad existen muchas creencias que nos limitan a darle esa importancia a lo que siente u adulto, en cambio si lo vemos como un niño y entendemos que necesita un padre y madre podemos ofrecerle eso que necesita siendo nosotros el adulto de amor que se hace cargo de él.

Los invito a conectarse con sus sentimientos como si fueran ese niño en ustedes que les está diciendo algo SIEMPRE. Puede ser algo interesante y positivo como “esto me gusta, me apasiona y quiero seguir haciéndolo porque me hace feliz! Y entonces elegir más de ese tipo de actividad. O puede ser cómo en el ejemplo que no la está pasando bien y que hay algo que podemos hacer para ayudarlo a sentirse mejor.

Para empezar sólo basta escucharse. Podemos requerir una compañía o ayuda inicial que nos acompañe un tiempito y para eso tengo tres sugerencias:

–       Taller Descubrí Pieza Perdida Sabado 7 de Junio donde los acompañarán en el proceso de Inner Bonding y saldrán de esa experiencia habiendo conectado con su niño y pudiendo llevarlo a su vida diaria. b-bienestar@hotmail.com

O en Facebook: https://www.facebook.com/events/257205351151742/

–       En inglés, sumarse a la comunidad de Inner Bonding, talleres, posts que ofrece Dr. Margaret Paul y Dr. Erika Choprich creadoras de esa poderosísima herramienta en www.innerbonding.com

–       Sesiones individuales de Inner Bonding en vivo o por Skype con quien les escribe y otras personas recomendadas. Para recomendaciones sobre quienes podemos asistirlos escriban a denise_dziwak@hotmail.com

 

No hay excusas para dejar de querernos. Saber lo que queremos en la vida es fácil, solo basta escucharnos con el corazón abierto y ganas de aprender a amar.

 

Con amor y gratitud,

Denise

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. magaly

    Me parece muy interesante, que valor tienen las sesiones, son personales o vía skype ? Estoy pasando por un momento muy difícil con algo de depre, angustia y casi cero motivación. Esto me serviría mucho.
    Bueno, que estén muy bien y espero respuesta. Que tengan un lindo fin de semana

    Responder
    • Alejandro Juroczko

      Estimada Magaly, le estamos respondiendo esta consulta por correo privado. Muchas gracias.

      Responder
  2. magaly

    Me interesa mucho ya que estoy pasando por un momento muy difícil, que valor tiene este taller «que es lo que queremos», son en persona o vía skype ?

    Bueno, que estén muy bien y tengan un excelente fin de semana. Espero respuesta.

    Responder

Deja tu comentario