Vengo acompañando a Valentina con su proceso de celos y duelo desde hace más de un año… y sí, parte de mí, espera que ya haya aceptado el «compartir a mamá» y «comprado» la historia de que el corazón crece con cada hermana por ende hay más amor para todas….pero…no es así. 

Me digo lo siguiente: ¿de dónde viene esa expectativa mía de que no tenga celos, si son inevitables y es más, no tienen fecha límite y pueden durar TODA la vida! ? ¿Qué es lo que temo que pase si siente celos? Fácil: que no sienta que la amo, se sienta rechazada, desvalorizada,… ¿Y qué dice eso de mí? ¿Que no soy buena madre? BINGO! ¿qué todo mi esfuerzo es en vano? ¿qué mejor me dedico a otra cosa donde los resultados estén directamente relacionados con las acciones? jaja, me río de mi misma. ¿Quién dice que Valentina no puede aprender de esto, a pesar del dolor que implica? ¿Quién dice que en algún lugar de su ser registre que, tras repetidas veces, mamá sigue estando y amándola a través del tiempo y los «conflictos»? 
¿Es «justo» que se sienta así? Justo o no, ES y por ende debe haber algo que aprender de esto, para ella y para mí. En su caso puede ser que pueda sentir que el amor es infinito y que siempre habrá sostén en su vida,…o no…y en mi caso que soy la mejor madre del mundo si le doy lo que pueda darle, todo mi amor y compañia en los momentos mas dolorosos y un gran aprendizaje en mi vida: «no puedo ser «justa» más que en el amor que doy» y eso no implica que le daré lo mismo a las dos, ni en tiempo ni en forma, porque cada una es distinta y yo soy distinta en cada relación. 

Yo soy la mejor madre que puedo ser cuando me entrego a aprender a acompañar a mis hijas a través de sus duelos y angustias sin expectativas sobre lo que resulte de ese proceso. Así que declaro: suelto hoy toda expectativa de lo que pueda lograr amando a mis hijas Y  me comprometo a aprender a amarlas revisando-ME y re diseñando-ME como madre a cada paso del camino.

Los dejo con una inquietud: ¿qué quisieran lograr como padres de sus hijos? Y luego ver cuanto de esa respuesta tiene que ver con ustedes y el proceso de ser padres y cuanto tiene que ver con sus hijos y lo que resulte de ese proceso. Lo primero sera parte de nuestra área de influencia. Lo segundo estara fuera de nuestro control y cuanto más nos asociemos a esos resultados menos aceptación y entrega amorosa tendremos como resultado….mi humilde opinión de mi propia experiencia.

 

Con amor y gratitud,
Denise

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Vanilou

    Den, yo le preguntaría a Valen que significa para ella que vos la quieras? que espera que vos hagas como madre con ella y con su hermana,

    Es difícil porque no compartí mi vida con una hermana ni hermano, pero si con una prima, y mas allá de las experiencias de la vida, creo que pasa por algo que ellos entienden por nuestras actitudes (soy madre de mi niña interior como lo somos todos o deberíamos): por ejemplo prestarle mas atención y esto para un adulto es lógico porque cuando los mas grandes se vuelven independientes con relación a los mas pequeños, uno desatiende ese rigor del cuidado de ciertas acciones: Ya saben que tocar el enchufe es peligroso, mientras que los mas peques no. Entonces creo que puede pasar por ese lado el que vos le puedas hablar. Yo a mi niña interna le explicaria que como ella ya aprendió ciertas cosas, yo considero que no tengo que estar recordandoselas continuamente y deposito mi confianza en ella por medio de las actitudes que me demuestran que aprendió, con esto puedo ir aumentando su estima.

    Como hija te puedo decir que somos creativos con nuestras acciones, y las asociaciones que nuestra mente hace muchas veces no responden a patrones establecidos. Si te hago un mimo entonces entendes que te quiero…etc. Por un lado ellos entienden su mundo y por el otro lo expresan.

    Otra cosa es que ella esta entendiendo que los retos son malos, y que quitan amor. cuando vos como mamá sabes que lo estas haciendo desde otro punto de vista, es dar amor riguroso, educar… de todo menos algo malo. Podrías empezar a construir juegos en los que ella pueda retarte y lo contrario: felicitarte, para que entienda que eso lo hace por amor y no porque ya no te quiere, se me ocurre. Consigna: Vamos a jugar a «reto y felicitaciones», vos me retas o me felicitas si lo que hago esta bien o esta mal y te tiene que explicar porque te reta o porque te felicita. Y vos con ella. Creo que podrian crear un vinculo de dialogo y amistad en el que ambas se cuidan, se agradecen, y aprenden a demostrarse amor. Situacion: Estoy corriendo con los cordones desatados!, ella te tiene que advertir que es peligroso, y si vos continuas te tiene que retar, cuando te atas los cordones te tiene que felicitar… se me ocurre.

    En mi experiencia los retos no tenían un antónimo, mama me decía «sino te digo que esta mal es porque esta bien», entonces nunca se me reconocía por algo que hacia bien, solo se marcaba lo que estaba mal. (Algo de eso continua sucediendo, al margen creo que este ejercicio me hubiese encantado). Hoy me felicito yo misma y me reto cuando acciono para aprender de mis acciones y demostrarme amor y comprensión.

    Responder

Deja tu comentario