sol

He nacido con  una gran bendición. Soy rico.

Esa riqueza hace que mi vida se desarrolle de una manera muy particular, ya que la sensación que me recorre es de tranquilidad. Imagina que todo lo que necesito lo tengo, y no solo eso, también todo aquello que yo quiera, también lo tengo.

La paz está en mi, es una paz que viene de no tener que ver la vida desde una mirada de «necesidad». Esto hace que se dé algo bueno: como no tengo «necesidad», puedo pensar en los demás, en qué necesitan, y entonces desde mis habilidades y dones, hacer por y para esas otras personas que sí se encuentran en necesidad. Sin dudas, esto, alimenta a esa paz que está en mi.

Mis mañanas son tranquilas, pues me levanto sin correr; me tomo el tiempo para desayunar y disfrutarlo. Me ocupo en estar bien: me alimento bien, hago ejercicios físicos, también espirituales. Luego, el resto del día, transcurre muy parecido a esto: desde la tranquilidad, desde la paz.

Al no estar «necesitado», tampoco estoy «preocupado». Esta falta de preocupación me trae mas tranquilidad, y entonces hago cosas que me gustan, como por ejemplo leer, escuchar alguna música, meditar, y varias cosas mas.

No estoy preocupado, no me peleo con nadie, no me enojo, no me apuro, y así…..

Si ya sé, usted puede estar pensando algo así como «lógico, así cualquiera, si yo fuera rico/a también lo estaría».

Bueno bueno, calma, faltaba el fin del cuento.

Es cierto que todas mis necesidades están cubiertas, eso lo heredé.
La buena noticia es que Ud también lo heredó. Estamos protegidos por Él, por nuestro Padre que nos dá todo lo que necesitamos -ley del Karma mediante- para que vivamos esta vida desde un punto de vista positivo, y es lo que hace que nos habite el estado de abundancia.

Tenemos «todo cubierto», solo tenemos que estar sintonizados, conscientes..

Quiero decirle estimad@ lector, que este relato, que tranquilamente puede ser llevado a una visualización, es muy interesante pues nos va aportando de vibración positiva, re-acomodando algunos pensamientos y bajando niveles de exigencia.

Respondemos a la ley del karma, sin embargo jamas estamos solos ni desamparados. El desamparo es lo que se siente a partir de la des-conexión con el Cielo.

Creo que demás está decir que esta bendición la tenemos todxs, solo hay que ocuparse de hacerse consciente de ella.

Alejandro Juroczko

ale juroAlejandro Juroczko trabaja como Facilitador de Cambio y Crecimiento, a través de las herramientas del Focusing, el Counseling y el Touch for Health. Para ver su perfil y pedir una sesión, hacerlo AQUÍ

Si quieres trabajar temas personales para habilitarte a vivir con mayor plenitud y conciencia no dudes en pedirnos una sesión individual  para que te acompañemos.

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario