Todos los días al final de mi meditación pregunto cuál es mi misión hoy, o en otras palabras: ¿cómo puedo servir a la humanidad hoy? A veces viene una imagen, un pensamiento o saco una carta de mis mazos de cartas de ángeles o de arquetipos. Desde ayer que vengo sacando la misma carta del arquetipo del EXORCISTA. Ayer debo admitir que me dio un poco de miedo y no indagué mucho más, solo recé mucho todo el día. Hoy, cuando me salió nuevamente, me dije: “Denise vamos a ver de que se trata, en vez de escapar de lo que sentís, sólo veamos de qué se trata”.

Los arquetipos deben ser entendidos desde el simbolismo que representan, que en este caso, el Exorcista tiene que ver con la tarea de enfrentar el “mal”, entendiendo por mal todo aquello de destruye la vida, en mí o en otros. Eso sería el aspecto “luminoso” del arquetipo. La “sombra” del mismo es atacar el mal afuera de uno pero no tener el coraje de enfrentar los propios “demonios”. Así la próxima pregunta a mi misma fue “¿cuales son mis demonios? ¿Aquello que no quiero ni ver y me da mucho miedo?”. Admito nuevamente que surgió mi amigo el miedo, le dije que estaba bien que yo estaba para acompañarlo que sólo íbamos a “ver” y no le pedía que hiciera nada, ni siquiera que fuera valiente. En mí los demonios eran dos: 1) la soledad o aislamiento absolutos y 2) no poder ser, estar restringida, atada y no poder actuar en la vida. Una vez que los “vi” (internamente por supuesto) el miedo disminuyó a casi cero, como si saber cuales eran esos demonios ya no los hacía tan temibles. Además acto seguido pregunté: ¿cuál es la Verdad? Yo llamo Verdad con mayúscula a aquella sabiduría que viene de amor infinito del espíritu y que nos libera de todo miedo “mundano”. Me vinieron sensaciones e imágenes con palabras clarísimas. Para el primer miedo: la soledad y aislamiento absoluto, que era una farsa porque mi alma estaba unida siempre al espíritu, inseparable aunque quisiera, siempre la separación sería una ilusión de la mente, del Ego, jamás algo real. Y para el segundo miedo: la imposibilidad de ser, estar atada sin poder actuar, la Verdad es que no es posible no poder Ser, ni siquiera al morir dejo de ser quien soy y si soy ya eso es acción, porque es mi espíritu quien obra en verdad no me cuerpo o mente solos.

Ya tranquila igualmente pregunté qué energía arquetípica en mí podía ayudarme a manifestar al Exorcista en mí y en lo que me rodea. La respuesta fue el arquetipo del Héroe o Heroína. El Héroe es aquel que está comprometido con superar los obstáculos de la vida en pos del crecimiento espiritual suyo y de la comunidad o tribu de la que forma parte. Obviamente esa es su “luz”. Su “sombra” tiene que ver con evitar hacerse cargo y también con olvidarse de sí mismo en pos de andar salvando a todos los demás.

Yo hoy me siento Heroína. Hoy, no ayer, hoy, acompañé y quise “ver” mis miedos más profundos, mis demonios que me aterrorizan aun cuando no soy consciente de ellos. Eso me hace HEROE.

 

Te invito a que seas un héroes hoy. Preguntate: ¿Cuáles son mis demonios/mis miedos más profundos? Conectate con esa fuerza superior del Espíritu que te da vida y te guía en tu vida y encontrá la respuesta.

 

Todos podemos ser héroes y no hace falta salvar a nadie, sólo QUERER ver y hacernos cargo de nuestros miedos.

 

¿Estás listo?

 

Sé que a veces necesitamos y queremos compañía en este proceso. Para eso en Florecer del Alma te ofrecemos talleres y sesiones individuales con personas que podemos acompañarte en este camino de convertirte en el héroe que naciste para ser. Contactanos y ahí estaremos.

 

Con amor y gratitud,

 

Denise

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

  1. Julio

    Mis demonios son la soledad y el otro defraudar a mi familia.
    Slds,
    Julio.

    Responder
    • Denise Dziwak

      Julio que bueno que lo tengas claro, y puedas verlos, ese es el primer GRAN paso! Lo importante es si podes acceder a tu Guia y traerte las verdades que con amor «desarman» a los demonios. En el caso de defraudar a la familia tal vez puedas ahondar un poco mas en que significa (por ejemplo: defraudar a mi familia significa no sostenerlos economicamente o significa no darles lo que necesitan, o…) o que implicancias tiene en ti (por ej: si defraudo a mi familia no soy buen padre/hijo/esposo o mi vida no tiene sentido, no soy util, o …). Asi podras traerte la verdad tal como la necesitas… por ej: no soy responsable de satisfacer todas sus necesidades ya que cada persona es responsable de si mismo (a menos que sea un bebe o niño pequeño y clave separar necesidad de deseo o pedido desplazado), Todo lo que doy esta bien y es suficiente, Soy valioso mas alla de lo que haga o dé de mi, No puedo controlar ni soy responsable de lo que otros piensan y sienten, etcetera
      Te deseo un camino en paz para que estos demonios ya no tengan lugar en tu vida, o al menos no tengan poder sobre la misma 🙂

      Responder

Deja tu comentario