Viendo la película de Marvel, Thor Ragnarok aprendí algo maravilloso que me hizo reflexionar mucho y quería compartirlo. Ya sabes que me encanta que aprendamos y crezcamos juntos tomando conciencia para poder florecer, con más felicidad y sentido en nuestras vidas.

Thor Ragnarok

Admito que es un poco insólito en mí ver ese tipo de películas (acción, comics, superhéroes), al día de hoy mis amigos dudan que realmente la haya visto, pero estaba en un avión viajando de noche y no pudiendo dormirme para cuidar a mi hijo de 3 años. No había pantallas individuales sino la del pasillo y esa noche pasaban THOR RAGNAROK. Elegí verla y acompañarme en la tarea de cuidar que Juanfran no pateara “demasiado” al señor de la fila de adelante. Terminé tan enganchada, que aún después que él se durmió, seguí viéndola hasta el final.

Thor, según la película es el dios del trueno o relámpago, ya que en inglés thunder es ambas cosas. Anterior a esta película, hay como 2 o 3 anteriores donde él aparece, Thor siempre utilizaba su martillo para ejercer su poder: una fuerza increíble que vencía a cualquier enemigo. Incluso, lo utilizaba haciéndolo girar para salir volando jalado por su martillo. En esta película, su hermana malvada (¡¿siempre hay una no?! y tenía que ser mujer) le destruye su martillo en el primer encuentro, quedando Thor disminuido. Esa vez de alguna manera escapa.

Sin embargo más adelante en la película el se da cuenta que vencer a su hermana era clave para lograr restablecer la paz y la dignidad para su pueblo. Su padre ya fallecido, a causa de su hermana, no estaba, su hermano no siempre jugaba para el equipo de los “buenos” asi que quedaba solo él. Bueno él y su equipo de amigos: Hulk y una especie de Amazonas que ya no recuerdo el nombre.

Cuestión que se enfrenta nuevamente a la hermana “sin su martillo” y está a punto de ser destruido cuando tiene una visión donde se encuentra con su padre (muerto) y conversan algo asi:

Padre de Thor: Que pasa hijo, levántate, pelea. Nuestro pueblo te necesita

Thor: Necesito tu ayuda papá, no puedo solo. Ya no tengo poder, no tengo mi martillo. Lo destruyó.

Thor: Ragnarok Official Trailer- Marvel Entertainment

Padre de Thor: “Acaso tu eres el DIOS DEL MARTILLO? NO! Eres el Dios del trueno. Tu poder jamás estuvo en tu martillo sino en ti. El martillo fue una forma de enfocar tu poder para aprender a usarlo. El poder está en ti”

Acto seguido Thor vuelve en sí y recupera su poder, solo que ahora en vez de iluminarse su martillo, se ilumina él como un relámpago, sus ojos, todo su cuerpo, de pronto tiene mucha fuerza, puede volar, pelear,…

No les voy a arruinar la película siguiéndola hasta el final, ¡véanla si quieren!

 

Me hizo pensar si yo tenía algún martillo al cual me aferraba como símbolo de mi poder. Encontré algunos:

 

Capacidades o “talentos”:

En un momento de mi vida me creí inteligente porque podía resolver ejercicios de matemática o física super abstracta y avanzada. Sin embargo me daban algo que requería más método, y cuidado en el proceso de resolución (como Mecánica de los Fluidos por ejemplo) y no lo lograba (perdía mi martillo).

Me costó darme cuenta que el poder estaba en mí, muchas veces sufría en esas situaciones donde mi talento no me servía para lograr el objetivo. Poco a poco fui descubriendo que el talento es una habilidad adquirida y podía desarrollar otros con esfuerzo. El esfuerzo era clave y valía la pena. El esfuerzo no era para los “tontos o inútiles” sino que también los “inteligentes” sumando esfuerzo podíamos lograr lo que queríamos y era igualmente valido.

Ajá, osea que mi martillo no era mi único poder, mi poder estaba en poder construir más herramientas de poder!

Identidad “estática”

Durante casi una década trabajé en el mundo corporativo y me “crei” que mi martillo (mi poder) estaba en SER la ejecutiva de negocios que viajaba en business, enseñaba a grande audiencias, recibía sueldos que podía gastar sin pensar en lo que quisiera, iba a los mejores restaurantes en cada ciudad, se quedaba en los hoteles más top y tenía charlas con gente poderosa, de prestigio.

Hoy dia me causa un poco de repulsión esta identidad, pero con compasión puedo ver como me creí la historia y cuando “destrui” mi martillo, porque decidi dedicarme a otra cosa: ser madre, estudiar coaching, salir de la corpo, uf, que difícil, sin martillo no tenía poder.

En esos años de re-diseñarme no creía que no tenía poder pero yo no llegaba a expresarlo. Incluso mi esposo a veces me decía “¿donde está la denise de la que me enamoré?”.

Me faltaba libertad, poder de cambiar mi mundo y el de otros, intensidad… faltaba YO. Poco a poco lo fui recuperando creo que aún sigo desarrollándolo, por ejemplo admitiendo que me encanta la intensidad y que quiero retomar el kite surf, el esquí fuera de pistas (ya lo hice y me encantó!) o correr además de caminar. El deporte es solo una muestra de cosas que fui dejando junto con esa que era.

Tal vez haya más de estos “martillos” en mi camino y aún no puedo distinguirlos, pero ahora estoy atenta, ya no me tomará años recuperar mi poder. A veces son pensamientos que me hacen creer que ya no tengo poder, lo noto y vuelvo enseguida a asumirlo (MI PODER).

 

El poder está en MI. En mi ser, en crear lo que quiero crear en mi vida, más allá de lo que creo será valorado o no por otros. Además siempre que me doy esa libertad termino usando mi poder justamente para dar más y mejor de mi a otros, para ayudar, para dar algo que cambie al mundo y lo transforme en un lugar mejor. Mi compromiso está en aprender lo que sea para crear un mundo de paz, de felicidad, de conexión, de amor.

¿Tu también tiene algún martillo para dejar de lado y re-asumir tu poder?

¿Cuál es?

¿Cuando y cómo empezarás a ejercer tu poder?

 

Tal vez es retomar algo que hacías y dejaste por no creer “coherente” con la imagen aceptable de ti mismo (como yo y los deportes extremos). O tal vez es saber que tu habilidad y talento viene de tu capacidad para aprender, enfocarte y perseverar y que puedes usarlo para lo que sea (donde lo usarías?

¿Que es eso “difícil” que estas eludiendo para no mostrar tu debilidad o falta de poder?

 

Como siempre te dejo con el DESAFIO de hacerte cargo, ser LIBRE y elegir RE-tomar tu poder. Ya no importa el martillo, el poder esta en ti.

 

Con amor y gratitud

Denise Dziwak

Denise Dziwak, trabaja como Life & Conscious Business Coach y es una conferencista inspiradora, acogedora, creativa, desafía el status quo y está totalmente comprometida con crear UNIDAD, PAZ y AMOR en el mundo. Para eso ayuda a otros a encontrar un camino de crecimiento en conciencia que les permita florecer en sus vidas: felices, plenos y llenos de sentido. Trabaja con una variedad de herramientas como terapia de niño interno (inner bonding), coaching ontológico y de la empresa consciente, PNL, meditación, Touch for Health para crear una conexión interior más fuerte y un aumento de la felicidad y bienestar.

Es fundadora y co-directora de Florecer del Alma, un espacio para Crecer en Para pedirle ayuda, escribe a denise@florecerdelalma.com.

Perfil de Denise Dziwak en  LINKED IN

Compartir

Tu comentario nos interesa...

Tu aporte a través de consultas y sugerencias nos enriquece y es valorado también por el resto de los lectores. ¡Muchas gracias!

Deja tu comentario